Dieta saludable para perder peso tras el parto

Cómo adelgazar después del embarazo llevando una dieta sana

El embarazo es una etapa inolvidable, pero en ocasiones, al final, además de un adorable recién nacido, también puede dejar algunos no tan adorables kilos de más.

Además, adelgazar tras el parto no es tarea fácil, el cansancio y la falta de tiempo no facilitan la labor, ya que suele ser complicado cocinar comidas elaboradas y se puede terminar echando mano de precocinados o comidas poco saludables, algo que va en nuestro prejuicio. La pregunta que muchas nos hacemos es ¿cómo llevar una dieta saludable para perder peso tras el parto?

Dieta para lograr perder peso tras del parto

Cómo perder peso tras el parto

La lactancia suele ayudar a perder peso tras el parto, ya que las reservas de grasa acumuladas durante el embarazo se utilizan para la producción de leche para el recién nacido. Sin embargo, cuando la ganancia de peso ha sido superior a la pérdida natural tras el parto (peso del bebé, del líquido amniótico y de la placenta), una dieta apropiada puede ayudar a recuperar el peso previo al embarazo.

Te explicamos cómo llevar una dieta saludable que te ayude a perder peso tras el parto:

- Desayunos nutritivos, preferiblemente con un buen aporte de calcio (leche o lácteos bajos en grasa). No es necesario consumir cereales en el desayuno, huevos, jamón o productos derivados de soja si se es vegetariana son perfectas alternativas para llenar los depósitos de energía tras el ayuno nocturno.

- Las legumbres son una fuente de nutrientes perfecta tras el parto, aseguran un aporte calórico restringido acompañado de un aporte de micronutrientes, vitaminas y minerales, elevado. Son lo que se llaman platos de alta densidad proteica.

- Es importante asegurar un buen aporte de hierro. La pérdida de sangre que se produce durante el parto y durante las semanas posteriores – el puerperio - hacen del hierro uno de los minerales más importantes en la dieta posparto. El hierro hemo es el más fácil de absorber, por lo que el consumo de carnes rojas, siempre con moderación, es muy recomendable. En caso de dietas vegetarianas, un aporte de hierro acompañado de vitamina C es perfectamente aceptable.

- Los cereales (arroces y pastas), mejor integrales, para asegurar un buen aporte de fibra. Pueden consumirse a la hora de la comida o bien hacer una cena temprano, lo cual puede ser una buena idea sobre todo al principio, para recuperar energía tras el parto.

- Entre horas, las frutas o las verduras serán nuestros aliados. Es fácil tener fruta fresca a mano, pero también es útil tener tiras de zanahoria o pimiento que puedan acompañarse de humus, por ejemplo, para un snack más contundente.

- Los frutos secos son otros de los aliados para asegurar un aporte de ácidos grasos esenciales y evitar el consumo de dulces entre horas. Tener a mano un puñado de nueces, avellanas o almendras es igual de fácil y mucho más sano que un paquete de galletas.

- Platos combinados para la cena, con al menos un par de porciones de verdura, incluyendo verduras de hoja verde, acompañadas de una porción de un alimento más saciante y un lácteo, son la combinación ideal para ayudar a un buen descanso.