Lupus en los niños y adolescentes

Enfermedades crónicas en los niños que los padres deben conocer

Carla Estrada

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad auntoinmune crónica, un tipo de patología que se produce por un trastorno en nuestro sistema de defensa, de tal forma que los anticuerpos atacan a los tejidos y a los órganos. ¿Cómo afecta el lupus en los niños y adolescentes? 

¿Quienes son más susceptibles a padecer de lupus?

el lupus en niños y adolescentes

Recuerden que el sistema inmune defiende a nuestro organismo de agentes extraños (antígenos), como virus o bacterias, que pueden atacarlo, pero en este caso, ataca es al propio organismo y produce una reacción inflamatoria muy dolorosa, para el que padece esta enfermedad.

El paciente con lupus tiene una producción aumentada de anticuerpos, conocidos como auto-anticuerpos, que son los que atacan al propio organismo sano, generando una serie de signos y síntomas que dificultan el diagnóstico de esta enfermedad.

Todas las personas, sin distingo de edad, raza, género o grupo étnico, pueden padecer de esta enfermedad, pero ciertos grupos pueden ser mas susceptibles:

- Mujeres en edad fértil, entre 15 y 40 años.

- Personas afroamericanas, asiáticas, hispanas, nativas americanas o isleñas del pacífico. La prevalencia es de 4 a 250 casos por cada 100.000 habitantes.

- Los hijos de enfermos de lupus tienen un 10% mas de posibilidades de padecerlo.

La susceptibilidad del hombre es mucho menor, pero sin embargo si pueden padecer la enfermedad. A pesar de que el lupus no es una enfermedad propia de los niños, sobretodo en menores de 5 años, la pueden sufrir más niños y adolescentes, de lo que se puede pensar.

La Lupus Fundation of América hace una estimación de 10.000 niños con lupus en Estados Unidos y 3.000 en Argentina. En España el Institut Ferran de Barcelona (IFB) ha estimado 1.000 casos de niños con lupus, siendo de mayor incidencia que la leucemia infantil (2016).

Lupus en los niños y jóvenes

El lupus en esta etapa de la vida es una enfermedad grave, ya que el compromiso es multiorgánico y no solo afecta su salud física sino también psicológica, ya que dejan de realizar muchas actividades propias de su edad y son objeto muchas veces de bullying por parte de sus compañeros del colegio, trayendo todo esto, incluso, repercusiones negativas en la familia, la cual también se ve afectada.

Las causas de esta enfermedad en realidad continúan sin conocerse completamente, pero si se ha comprobado que diferentes factores genéticos, hormonales y ambientales, influyen en el origen de esta enfermedad. En muchas ocasiones el lupus se ha confundido con otras enfermedades como artritis reumatoide y esclerosis múltiple.

Síntomas del lupus en los niños

Doctora con niño

Actualmente se desconoce el origen de esta enfermedad e incluso en muchas ocasiones se confunde con otras dolencias como esclerosis múltiple o artritis reumatoide.

Los niños que padecen lupus presentan síntomas muy diversos, hasta el punto de que no hay dos casos iguales. Se consideran como los síntomas más frecuentes el dolor de músculos y articulaciones y una fatiga extrema, según explica la federación Española de Lupus (FELUPUS). Otros signos habituales son problemas en los riñones, dolores de estómago, llagas en la boca, eritemas en las mejillas y pérdida de peso y cabello.

Otros síntomas que pueden encontrarse son lesiones en la boca (úlceras), mejillas rojas (eritemas), perdida de peso, caída del cabello, dolores de estómago, lesiones renales y del sistema nervioso central y serositis, que es una inflamación de las membranas que recubren el corazón y los pulmones.

Aunque esta enfermedad es crónica, existen periodos de remisión en los que los niños enfermos no presentarán ningún síntoma. Se debe tener cuidado cuando se produzcan las crisis o recaídas, la reactivación de la patología, ya que puede afectar a diversos órganos y requiere ser controlada por un especialista.

¿Cómo se diagnostica esta patología?

Dentro de los síntomas hay unos muy sugerentes de lupus, que nos ayudan al diagnóstico de esta enfermedad, como son el eritema malar (erupción rosada), a nivel de mejillas y nariz y el eritema discoide, muy bien definidos, escamosos y que pueden dejar cicatriz.

Y en cuanto a la química sanguínea podemos observar en la hematología un descenso de los glóbulos rojos (anemia), de los leucocitos (leucopenia) y de las plaquetas (plaquetopenia), lo cual, junto con los síntomas característicos, nos orienta a pensar en esta enfermedad.

Tratamiento del lupus en niños

tratamiento para el lupus

El tratamiento en los niños y adolescentes es muy parecido al de los adultos. No tiene cura, pero si se puede controlar y será evaluado por un grupo multidisciplinario de médicos especialistas: pediatras, reumatólogos, inmunólogos, nefrólogos, psiquiatras.

Los expertos del IFR aconsejan, en primer lugar, evitar los factores que favorezcan la aparición de una crisis, como las dietas ricas en sal o la exposición al sol. En cuanto a la medicación, dependerá de cada caso, pero por lo general se usan:

- Los corticoides son los fármacos utilizados para contrarrestar las crisis de lupus, aunque si se produce un daño en los riñones, también se suministran inmunosupresores.

- También se puede indicar la administración de anti-inflamatorios no esteroideos.

Las enfermedades crónicas e irregulares como el lupus son difíciles de manejar para los padres de niños enfermos. Por este motivo, es importante intentar explicar a los pequeños la importancia que tiene mantener la medicación y el seguimiento médico, siempre con mucha paciencia, cariño y comprensión.

 

Puedes leer más artículos similares a Lupus en los niños y adolescentes, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.