Los superpoderes del aceite de árbol de té para los niños

Los diferentes usos del aceite del árbol de té en niños

El aceite de árbol de té es uno de los productos milagros, esos que valen para todo y sin apenas efectos secundarios.

Es el derivado de arbusto llamado Melaleuca Alternifolia, que es originario de Australia, y no hay marca cosmética que se precie que no lo utilice como componente esencial en alguno de sus productos estrella.

Lo cierto, es que el aceite de árbol de té para los niños ha resultado todo un descubrimiento: es antiséptico, bactericida, antifúngico y antiviral ¡Casi nada!

El aceite de árbol de té para los niños

El aceite del árbol de té para los niños

Parece increíble que el aceite de árbol de té pueda servir para tantas cosas, pero así es.

A todas propiedades que hemos dicho antes, se le suman otros usos populares como antiinflamatorio, desodorante, balsámico, expectorante, cicatrizante, antipiojos

No es tóxico y no tiene efectos secundarios si se usa adecuadamente y con mesura.

Hace unos años sacaron un estudio sobre su uso, en el que se mostró que el exceso del uso de árbol de té, así como el del aceite esencial de lavanda, producía un aumento de las mamas en los niños.

Evidentemente, su uso debe hacerse de manera tópica, es decir, solo sobre el exterior del cuerpo y nunca beberlo o ingerirlo, y de una manera puntual. No debemos utilizarlo de manera habitual, ni por largos periodos de tiempo.

Tampoco conviene usarlo puro sobre la piel de los niños o bebés, ya que su piel es muy sensible y se puede irritar.

La concentración de aceite de árbol de té en la disolución que se haga, tanto en agua como en otros aceites, debe hacerse en función de la pureza del aceite. Cuanto más puro, menos gotas debemos poner.

Conviene avisar que su olor es penetrante y fuerte, y puede apestar un poco a los niños al principio, aunque rápidamente se acostumbrarán a él.

Pero teniendo en cuenta esas recomendaciones, el aceite de árbol de té es totalmente seguro y muy útil para nuestros hijos.

Usos del aceite de árbol de té que te sorprenderán

- Contra los piojos: El más conocido de todos. Hay que diluir unas 5 gotas en el champú y lavar como siempre el pelo. También se puede diluir unas gotas en agua dentro de un spray y pulverizar el pelo en las épocas que hay riesgo de contagios.

- Dermatitis del pañal: Pondremos 3 ó 4 gotas diluidas en un spray y rociaremos la zona afectada. Puede que le escueza un poco, pero se pasa rápidamente y ejerce un buen efecto antiinflamatorio y antiséptico.

- Como cicatrizante de heridas y cortes: Tras lavar la zona, pondremos tres gotas diluidas en agua en la zona de la herida varias veces al día.

- Contra los herpes: Poner dos gotas, mezclado con aceite de oliva, en el lugar donde vaya a salir el herpes, o una vez que haya salido, encima de este. El aceite lo secará rápidamente e incluso llega a impedir que salga.

- Picaduras de insectos: Aplicar sin diluir demasiado sobre la picadura y masajear.

- Sarpullidos de varicela y sarampión: Calma el picor y acelera su cicatrización.

- Calma la tos: Para que sea efectivo hay que hacer vahos y dar masajes en pecho y espalda 2 veces al día.

- Mal olor de pies: Introducir los pies en un barreño con agua templada y 15 gotas de aceite de árbol de té, durante 15 minutos.

- Caspa: Cuando la caspa está producida por bacterias o descamación de la piel, bastan 2-3 gotas de aceite de árbol de té en el champú y dejar actuar 15 minutos para que desaparezca. Si hay mucha caspa quizás tengas que repetir el tratamiento un par de veces más.

- Higieniza la ropa: Elimina las bacterias y el mal olor de la ropa, especialmente cuando tarda mucho en secarse durante el invierno. 3-4 gotas de aceite en el cajetín del detergente son suficientes para higienizar la ropa.

- Desinfección de pañales de tela: Remojar en un barreño con agua templada y 7 gotas de aceite de árbol de té. Dejamos en remojo durante 1 hora y lavamos la ropa normalmente.

- Elimina los hongos de las uñas: Poner 1 gota de aceite sobre la uña infectada y masajear, dos veces al día.