Trastornos que trata un neurólogo infantil

Posibles causas para acudir a un neuropediatra

El autismo, la dislexia, TDH o dolores de cabeza en los niños son algunas de las causas para acudir al neuropediatra. Una detección precoz de los trastornos de conducta, aprendizaje y crecimiento es importante para poder ayudar al niño a evolucionar correctamente. Pero además de estos trastornos, existen otro tipo de situaciones en las que también conviene hacer una visita al neurólogo infantil.

El neurólogo infantil, a través de un diagnóstico, podrá detectar algunos problemas que los niños tienen durante su etapa de crecimiento.

Te muestro algunos de los trastornos de los niños en los que te puede ayudar un neuropediatra, además de las que hemos nombrado anteriormente.

Trastornos en los que nos puede ayudar un neurólogo pediátrico

Trastornos en los que puede ayudar un neuropediatra

Los trastornos más habituales que suele tratar un neurólogo infantil suelen ser los problemas de aprendizaje, los problemas de conducta y los problemas en el desarrollo.

Los problemas del aprendizaje como son el déficit de atención, las altas capacidades o la dislexia, son los problemas más habituales entre los niños; mientras que los problemas de conducta en los que nos puede ayudar un neurólogo infantil son la hiperactividad y los trastornos de conducta como el Trastorno Negativista Desafiante, y que no deben confundirse en ningún caso con una mala conducta del niño.

Los retrasos y trastornos en el desarrollo del niño, son también trastornos que debe controlar un neuropediatra y que conviene diagnosticar cuanto antes para una evolución más positiva en el niño.

Pero estos no son los únicos trastornos que puede tratar un neurólogo infantil, sino que existen otros problemas relacionados con el desarrollo del niño en los que el neurólogo nos puede ayudar.

El dolor de cabeza (cefaleas, migrañas...)

Los dolores de cabeza son relativamente habituales en los niños pero en la mayoría de los casos no tienen ninguna gravedad. A pesar de ello debemos estar alerta para detectar síntomas que puedan ser preocupantes.

          - Las causas más frecuente son leves como catarros, fiebre o sinusitis.

          - En otros casos puede tener cefaleas tensionales por el estrés o incluso migrañas.

          - Es importante valorar la vista para descartar su causa.

          - En caso más graves como tumores o lesiones cerebrales, aparecen signos de alerta como vómitos, despertares nocturnos, falta de respuesta a analgésicos...

- La epilepsia y las convulsiones

Es importante tener presente que una crisis epiléptica puede imitar cualquier actividad que podamos hacer de forma consciente y voluntaria. Por eso, la epilepsia es una de las enfermedades más complejas para un neuropediatra. Los principales tipos son:

          - Las crisis febriles: ocurren debido a la aparición de fiebre y la inmadurez del sistema nervioso de los niños. No suele tener ninguna gravedad.

          - Las epilepsias benignas: aparecen a unas edades concretas y con unas características bastante bien definidas. No son peligrosas habitualmente.

          - Las epilepsias sintomáticas: estas son secundarias a alguna otra enfermedad y generalmente tienen mal pronóstico.

La parálisis cerebral

Es habitual que tengamos conceptos equivocados sobre ella. Estos datos son los importantes:

          - Normalmente aparecen por problemas en el embarazo o el parto que provocan falta de oxígeno en el cerebro del feto.

          - Su gravedad depende de la intensidad y la duración de la falta de oxígeno. Puede variar de muy leve a casos en silla de ruedas.

          - Las secuelas afectan al movimiento pero no tienen por qué afectar a la inteligencia.

          - Los síntomas pueden afectar a diferentes partes del cuerpo y puede haber rigidez o debilidad.

5 consejos importantes de un neuropediatra

Como neurólogo infantil quiero dejar algunos consejos importantes para los padres a la hora de enfrentarse a este tipo de trastornos en un niño.

1- Cada niño es diferente y quien mejor lo conoce son sus padres.

2- Es fundamental que los padres conozcan cómo debe ser un desarrollo neurológico normal para saber detectar posibles alteraciones.

3- Cualquier duda que unos padres puedan tener sobre el desarrollo de su hijo, deben consultarla para evitar retrasos en la detección de problemas.

4- El amor y el cariño es la mejor ayuda que un padre puede dar a su hijo para mejorar su desarrollo.

5- El tiempo es otro aspecto fundamental que unos padres deben dedicar a sus hijos.

Ante cualquier duda que pueda surgirnos sobre el desarrollo del niño, siempre es mejor acudir al neurólogo infantil lo antes posible. Los trastornos en el desarrollo del niño siempre es mejor que estén controlados por un especialista.