Llevar con correa a los niños: ventajas y desventajas

Qué dicen los expertos y los padres sobre el uso de una correa con los niños

Seguramente lo habrás visto en algún centro comercial, o en la calle, siempre en lugares de mucha aglomeración de gente: padres que llevan con una correa a su hijo. Tal vez te haya extrañado, o indignado, o por el contrario, hayas pensado: 'vaya, qué buen invento, así no se pierden'. 

Existes dos vertientes: los que defienden esta forma de asegurarse de que el niño no se va a extraviar y los que se echan las manos a la cabeza alertando sobre sus supuestas secuelas psicológicas. Aquí tienes las ventajas y desventajas, los pros y los contras de llevar con correa a los niños

Pros y contras de llevar con correa a los niños

llevar con correa a los niños

Muchos padres utilizan una correa con su hijo cuando van a lugares de mucha afluencia de gente. Sí, esa correa que otros padres usaron en su día para evitar que su hijo se cayera en ese momento en el que comenzaba a andar. Pero es diferente. Su hijo sabe andar. Es más... está justo en esa edad en la que necesitan descubrirlo todo. Para evitar que se pierdan (piensan muchos padres), nada mejor que una correa, que asegura que tu hijo está a tu lado, pero sin necesidad de estar pegados a una mano. Sin embargo, la imagen es realmente... ¿humillante? Aquí tienes las opiniones, a favor y en contra de llevar con correa a los niños:

- A favor de llevar con correa a los niños: Los padres que utilizan este sistema lo tienen muy claro: prefieren soportar críticas de otros padres y evitar que su hijo se pierda en medio de una gran multitud. ¿Podrían optar por darles la mano? Sí, pero no es lo mismo. Ellos aseguran que de esta forma el niño tiene más movilidad que si permanece pegado a una mano. Este papá (Clint Edwards) escribe en su muro de Facebook 'No Idea What I'm Doing: A Daddy Blog',  por qué decide poner una correa a su hija Aspen, de 3 años de edad. Viene a decir que su hija es tan inquieta, que si no lo hiciera, terminaría poniéndose en peligro o desapareciendo, y que prácticamente les sería imposible acudir a ningún centro comercial o un lugar con una gran aglomeración de personas. Ante las críticas que recibió en este viral mensaje, respondió con un: 'Si ves a alguien usando algo así, es por una buena razón. No hagas suposiciones. Soy su padre y conozco bien a esta niña para saber que la necesita. Así que confía en nosotros'. 

Llevar con correa a los niños

- En contra de llevar con correa a los niños: ¿Cómo contestan otros padres a aquellos que deciden usar una correa con sus hijos? Porque no todos lo ven bien, claro. Muchos lo ven como una aberración, e instan a los padres que usan la correa con sus hijos de 2-3 años, a que prueben a utilizar otros métodos, que pasan por la empatía, la educación o muchos otros recursos. 

Algunos psicólogos no han tardado en alertar sobre las posibles secuelas que este simple gesto puede dejar en el subconsciente de los niños si es algo que se hace en contra de su voluntad. Para muchos de ellos es un tanto 'humillante' pasear atado a una correa, por muy elástica y larga que esta sea. Sin embargo, puede ser un buen recurso, dicen, si esto es algo que se hace de mutuo acuerdo. Además, de usar la correa, los expertos dan algunos consejos, como pueden ser el no usar la correa como se hace con un animal, ni tirar de ella, sino usarla sólo para tener localizado al hijo y poder tenerlo vigilado.

Y como este tema es polémico e implica posicionarse, aquí tenéis mi más humilde opinión: donde esté el contacto físico y la mano o los brazos de un padre o una madre, que se quite la correa. Será por lo que representa, al igual que los barrotes, pero nada que suponga un encierro o atadura a la libertad me parecen un grave error. Cada niño es un mundo, por supuesto, y cada padre está en su derecho de usar los métodos que crea oportunos. Pero yo, ya lo digo, no lo he hecho ni lo haría nunca.