Por qué el talento no es suficiente para que los niños tengan éxito

El secreto del éxito de los niños no es el talento, es la voluntad y la motivación

Todos los padres queremos que nuestros hijos sean exitosos de alguna manera. Y tendemos a pensar que sólo las personas excepcionalmente talentosas logran serlo. Sin embargo la evidencia parece mostrar que esto no es tan así.

Y es que, aunque los niños tengan un talento determinado, éste no les augura el éxito en aquello en lo que son buenos. En ocasiones es otra circunstancia la determinante a la hora de que cumplan sus sueños. ¿Imaginas cuál? Te explicamos por qué el talento no es suficiente para que los niños tengan éxito y cuál es la clave para alcanzarlo.

El talento no es suficiente para que los niños tengan éxito

Por qué el talento no basta para que el niño tenga éxito 

K. Anders Ericsson, profesor de psicología en el Estado de Florida, Estados Unidos, dedicó 30 años analizando las razones por las que algunas personas son excepcionalmente buenas en los campos en los que desempeñan y llegó a la conclusión de que en la mayoría de los casos el talento no es suficiente para que los niños tengan éxito, sino la práctica sólida y constante. En definitiva, la voluntad.

El profesor sostiene que casi cualquiera puede ser muy bueno en una actividad si deliberadamente decide practicarla con constancia por encima de la zona de confort. Y esto aplica para música, baile, canto o deportes. Pero se requiere realizar un plan de entrenamiento estableciendo objetivos a ir superando.

Hacer un esfuerzo es más importante que el determinismo genético, o el talento natural, según Ericsson. Se requiere también padres dedicados que acompañen el objetivo y motiven a los niños a seguir adelante aún cuando ellos quieren bajar los brazos.

Probablemente tú no esperes que tu hijo sea campeón olímpico o bailarín profesional, pero el concepto es válido para cualquier caso. Cuando los niños dicen que no son buenos leyendo, escribiendo o aprendiendo matemáticas, debemos insistirles en que más allá de sus capacidades, la práctica siempre trae buenos resultados. 

Esto tiene una explicación científica y es que si desde muy temprana edad se realizan ciertas tareas, se produce un cambio neuronal que potencia el área del cerebro que está siendo ejercitada.

Un esfuerzo adicional de pequeños, trae consecuencias positivas para toda la vida y además, el comprobar que los esfuerzos traen resultados, será un aprendizaje relevante para toda su vida.

Otros profesionales como Douglas Detterman, profesor de Case Western University explicó a su vez que la personalidad y la motivación son claves para el desempeño excepcional en cualquier área.

Algunos profesionales han rebatido los estudios de Ericsson, pero él sostiene que quienes rechazan sus ideas entienden “práctica” como algo vago que se hace de vez en cuando, y él sostiene que el tipo de entrenamiento a que se refiere es un o mucho más profundo a través del cual hay una rutina intensa, se trabaja sobre la concentración y los hábitos y sobre todo se cuenta con un coach que acompañe de cerca todos los procesos.