Dar espacio a los niños no significa dejarles hacer lo que quieran

Por qué debes respetar la intimidad de tus hijos, sobre todo durante la adolescencia

Jimena Ocampo Lozano

Darles a los niños espacio es necesario. Esto supone darles intimidad, pero también autonomía e independencia, algo básico para un adecuado desarrollo de los niños. La pregunta es cuánto espacio, cómo hacerlo, cuándo hacerlo y cómo gestionarlo. Y es que debemos tener en cuenta que dar espacio a los niños no significa dejarles hacer lo que quieran.

Los niños necesitan su intimidad y esto suele mostrarse sobre todo durante la pubertad y la adolescencia. Es en estas etapas en las que los niños pueden reclamar su espacio con más intensidad.

Por qué debes dar espacio a los niños

Los motivos por los que debes dar espacio a los niños, y esto no significa dejarles hacer lo que quieran

A medida que los niños van creciendo, la dependencia de los niños hacia los padres va poco a poco desapareciendo, o más bien cambiando. No es que ya no les necesiten, sino que no les necesitan para todo. Van queriendo hacer las cosas solos, ya no les reclaman para todo, y esto es bueno. Es señal de que son autónomos y de que confían en sí mismos, por lo que darles poco a poco independencia es necesario.

Y darles cierta autonomía pasa por darles espacios propios. Esto no significa dejarles que hagan lo que quieran cuando quieran. No se trata de ser permisivos, sino comprensivos con sus necesidades, educándoles a la vez en la responsabilidad y en saber tomar decisiones.

Llega una edad en la que nuestros hijos reclaman espacios propios y reclaman libertad. Un ejemplo de ello es su habitación, que cada vez pasan más tiempo en ello. También nos piden que guardemos las distancias cuando están con sus amigos. Esto es normal ya que están entrando en una etapa en la que su intimidad es algo muy valioso. Y debemos dárselo.

Pero los niños también deben entender que tiene que haber cierto control; que hay ciertas normas, responsabilidades y límites que tienen que respetar y que cumplir. Es decir, cuánto más responsable me demuestres que eres, más espacio y más libertad puedo darte.

Tipos de espacio que tu hijo necesita

Dar espacio a los niños puede plasmarse en distintos ámbitos del día a día: desde un espacio físico en casa, hasta el espacio virtual en las redes sociales o el personal. Analizamos cada uno de ellos.

1. Hay que dejarles su propio espacio en casa
En primer lugar, podemos dejarles sus espacio en casa. Su cuarto es su espacio y también su responsabilidad. Llamaremos a la puerta cuando vayamos a entrar, ellos deben tener la posibilidad de elegir cómo quieren decorarla (todos hemos llenado las paredes de pósteres de nuestros artistas favoritos), pero también tienen que saber que es su responsabilidad y deben comprometes, por ejemplo, a mantenerla en condiciones, (ordenada, limpia...) 

2. Vigilar su uso en las redes sociales
Algo que ahora preocupa mucho a los padres es el uso de las tecnologías y las redes sociales. En muchas ocasiones los padres no saben qué ven sus hijos, con quién hablan, qué redes manejan ni cómo funcionan. Si bien pueden hacer uso de ellas, será labor de los padres educar a los hijos en el buen uso de los móviles, internet y las redes, y que saber qué pasará si se hace un mal uso de los mismos.

Aquí es aconsejable que, por ejemplo, los ordenadores con acceso a internet estén en lugares comunes, establecer controles parentales, no darles móvil propio demasiado pronto... 

3. Siempre hay que respetar su intimidad
Hay que respetar su intimidad y, por ejemplo, hay que evitar hablar de sus asuntos delante de otras personas. Tendremos que intentar no contar determinadas cosas en público que afecten a la intimidad de nuestros hijos y que puedan hacerles sentirse incómodos. 

4. Dejarles que tomen decisiones
Darles espacio significa también dejarles tomar decisiones y elecciones propias, y enseñarles a ser responsables con las consecuencias de las mismas. 

Como decíamos antes, dejarles su espacio no es ser permisivos y dejarles hacer lo que quieran como quieran. Darles espacio es ser comprensivos con sus necesidades, es educarles en ser autónomos, responsables e independientes. Pero siempre estableciendo unos límites y normas claras.