Cómo es el paso al colegio después de la guardería

Cómo enseñar a afrontar el comienzo de la nueva escuela en los niños

Andrés París

Se acaba el curso y muchos niños de 2-3 años terminan la escuela infantil, lo que significa que el curso siguiente pasarán a ser alumnos de Educación Infantil 2º ciclo, lo que desde hace unos años se ha denominado "colegio de los mayores".

Como todo final de una etapa educativa este es un momento muy emocionante para los niños. Te contamos qué es lo que debes hacer y lo que no para apoyar al niño a comenzar su nueva escuela sin miedo. 

Cómo es el paso a la escuela después de la guardería

Cómo es el paso al colegio después de la guardería

El final de la etapa de la guardería o jardín de infancia provoca en los niños, por un lado, la nostalgia de lo que dejan atrás, esos colores, esos sabores, esos olores, las canciones, los profesores que han hecho junto con los niños una labor educativa muy especial, y han generado un vínculo casi familiar.

Y, por otro lado, generan en los niños un miedo universal, que es normal en cualquier persona, seas niño no, cuando te enfrentas a algo nuevo a algo distinto.

Ese miedo universal que todos tenemos se encuentra en un espacio que los coacher educativos denominamos “el cuadrante bueno del miedo”, es decir, el que nos hace estar alerta, y el que nos hace sacar nuestros mejores recursos y estrategias para enfrentarnos a cualquier circunstancia, en este caso a la nueva etapa educativa.

Tomándolo desde este punto de vista es como los niños deben afrontar este nuevo cambio.

Los padres no debemos decir a los niños: ¡Vas a ir al colegio de mayores! Esa es la parte que debemos cuidar y que los pequeños no tendrían por qué afrontar. Con esas expresiones generamos que pasen del cuadrante bueno del miedo, al cuadrante del pánico o al cuadrante del estrés o preocupación.

Ya sabemos que el niño se va a enfrentar a una nueva etapa, pero son muchos los padres que con el ánimo de inculcarle que se hace mayor, no paran de decirle cosas como "Vas a ir al cole de mayores", "el curso que viene hay que hacer deberes", "hay que estudiar"…  algunos padres directamente pasan a la acción y directamente le apuntan en refuerzo de inglés, clases de ábaco, e iniciación a chino.

Emocionalmente hablando esto le puede provocar al niño varias emociones, si tenemos suerte la primera será pasividad ante el cambio, pero puede venir seguida de rechazo, o peor aún, pánico o miedo.

Debemos tener en cuenta que viene de un espacio más protegido e inocente como es la educación infantil, y pasan a desarrollar más su autonomía a nivel cognitivo y personal. A nivel social, vienen de ser de los mayores en el patio y pasará a ser de los pequeños, y todo este cambio genera mucha incertidumbre en el niño.

Es muy importante empatizar con el niño y hablarle del cambio de una forma muy positiva, de las cosas buenas que va a encontrar, de los cambios que supone pasar a primaria, pero reforzando y dándole toda la confianza en que lo va a hacer muy bien y que le vais a apoyar.

Hay que evitar frases del tipo (las he oído en padres cercanos); "Como eres de los pequeños se van a meter más contigo", "tienes que estar alerta", "no dejes que te avasallen". Lo único que provocamos con eso es que el niño se haga una imagen del colegio como si de una cárcel se tratara, produciendo en el niño una angustia que puede desembocar en miedo y, como dije antes, rechazo.

Mi recomendación para todos esos padres que tienen hijos que van a pasar de la Escuela Infantil al colegio es:

  1. Relativiza el cambio educativo.
  2. Procura no generarles expectativas ni buenas ni malas, que sea él quien experimente.
  3. Haz que se lo tome de una manera natural, haciéndole ver que simplemente es un cambio en la vida que debe afrontar.