Todo lo que debes saber si tu hijo pasa de tercero a cuarto de primaria

Este paso de curso supone una gran experiencia a los niños de 8 y 9 años que maduran a pasos agigantados

Carlos Llaca

Con la llegada del nuevo curso, vuelven las dudas y cierto nerviosismo, especialmente el que viven las familias por los retos a los que se enfrentarán sus hijos en los próximos meses. Una preocupación que no es tal para los pequeños, que vuelven con ganas, especialmente, de volver a encontrarse con sus compañeros. Si tu hijo pasa este curso de tercero a cuarto de primaria, hay ciertas cosas que detallamos a continuación que te interesará saber.

El paso de los niños de tercero a cuarto de primaria

Consejos para el paso de tercero a cuarto de primaria de los niños

Vamos a ver punto por puntos cuáles son los principales objetivos con los que los niños se deberán enfrentar durante este nuevo curso.

1. Una ampliación de los contenidos a estudiar
En el caso del paso de tercero a cuarto de primaria, el principal cambio lo experimentan los niños en su día a día en el aula y se debe fundamentalmente a la ampliación de contenidos que van a trabajar durante el curso. Dicho cambio es notable, pero se marcan unos objetivos adecuados a la edad del alumnado (8-9 años), especialmente si se han mantenido los hábitos de estudio y de trabajo tal y como recomendamos los docentes.

2. Una maduración emocional
En relación con el ámbito social y emocional, los niños han ido madurando, son capaces de analizar su entorno con mayor detalle y ser más críticos con aquello que consideran injusto. Dejan atrás algunas actitudes propias del egocentrismo, del afán de tener protagonismo y de las llamadas de atención constantes. A nivel emocional, siempre y cuando se les de oportunidad para hacerlo, tenderán a expresar lo que sienten, asociarlo con situaciones de su día a día y tratarán de aprender a manejar dichas emociones.

En este sentido es fundamental que docentes y familias trabajemos de la mano como socios en la formación integral de los pequeños. Además del apartado académico, que detallaremos mas adelante, es importante conocer la situación emocional que viven o los cambios que experimentan al respecto. A estas edades, comienzan a tener más interés por cuidar su imagen, su apariencia y le dan mucho valor a lo que los demás piensen de ellos. Tanto profesorado como familia debemos trabajar aspectos como: autoestima, valor personal, autoconcepto, fortalezas individuales, etc. De sus estados de ánimo, del nivel de confianza que tengan en ellos mismos y de su capacidad para afrontar conflictos, dependerá gran parte de su éxito durante el curso a todos los niveles.

3. Desarrollo de técnicas de estudio efectivas
En cuanto a trabajo, es importante introducir técnicas de estudio que les ayuden y les motiven de cara a la adquisición de contenidos de forma competencial. También hay dos ejes que pueden ser clave en su éxito como estudiantes: la comprensión lectora y el uso de la lógica-matemática. El primero de ellos es aplicable a cualquier contexto y área de estudio y el segundo hace referencia a un trabajo sobre el mundo de la ciencia que invite a la reflexión, crear hipótesis, etc.

Mi experiencia como tutor en este curso la recuerdo como la más positiva. Se trata de niños que no tienen actitudes infantiles pero tampoco se encuentran en ese periodo de revolución hormonal que en algunos casos es difícil de gestionar. Por lo general, este curso, supone una gran experiencia para los niños, pues asumen mayores responsabilidades, maduran a pasos agigantados y van dándole forma al carácter y a la personalidad que conforman su identidad individual.

Las 3 claves más importante para el nuevo curso

Las claves para el nuevo curso

En este nuevo curso, podría decirse que existen tres grandes claves: saber ser, saber hacer y saber pensar. En anteriores cursos es también abordable pero es en cuarto de primaria donde haremos este gran ejercicio de reflexión sobre las mismas:

- Saber ser
Adquirir comportamientos y actitudes propias de esta edad, asumir un rol de protagonista en el proceso de aprendizaje, ser competitivo con uno mismo, etc.

- Saber hacer
Tener intención de aprender, inquietud por conocer lo nuevo, adaptarse a las exigencias de un trabajo hecho con constancia y dedicación, etc.

- Saber pensar
Ser capaces de organizar ideas, plantear debates, intercambiar impresiones, argumentar propuestas, pensar de forma crítica, etc.

En definitiva, podríamos decir que cuarto de primaria es un curso vital a la hora de adquirir todas estas habilidades y destrezas y podemos afirmar que gran parte de ellas se alcanzan desde el esfuerzo personal, acompañando siempre a los niños en todo el proceso y sin dejar nunca de lado sus emociones, preocupaciones e inquietudes, a todos los niveles.