6 claves básicas para que los niños superen su miedo al rechazo

Ayuda a tu hijo a enfrentarse a su miedo a que le rechacen o a fracasar

Ana Sendino
Ana Sendino Psicóloga

El miedo al rechazo en niños y adolescentes es algo muy común y va ligado a su desarrollo emocional. Desde temprana edad comenzamos a saber lo que significa tener el cariño de nuestros padres, su protección y seguridad. Pero, ¿cómo se les puede ayudar a afrontarlo sin que les haga daño?

En Guiainfantil.com te proponemos algunas claves básicas que ayudarán a tu hijo a enfrentarse a su miedo a que le rechacen. 

¿Por qué los niños tienen miedo al rechazo?

Cómo ayudar a los niños a superar su miedo al rechazo

Conforme los niños van creciendo comienzan a experimentar. Tiran un juguete y descubren cómo suena en el suelo, dicen una palabra y miran si sus padres le prestan más o menos atención, pisan una pelota y se dan cuenta de que se pueden caer…

Toda esta experimentación, lleva detrás una reacción de los adultos. Cuando hay algo que hace nuestro hijo que nos asusta o no nos parece bien, cambiamos el tono y la forma en la que nos dirigimos a ellos. Nuestra expresión corporal también se modifica y el niño puede ver en nosotros un semblante diferente.

Muchos niños lloran, se quedan muy serios, se angustian, o lo vuelven a hacer esperando otro tipo de reacción. Cuando se dan cuenta que han podido decepcionar a sus padres, se entristecen. ¿Cómo hacer para que los niños entiendan estas situaciones, sin que se sientan rechazados? 

Es importante que desde pequeños, podamos hacerles comprender que cuando les reñimos, estamos mostrándoles qué comportamiento no queremos que repitan, pero que eso no influye en nuestro amor hacia ellos. Hemos de ser conscientes de las expresiones que usamos y dar por hecho que la equivocación, forma parte del aprendizaje.

6 consejos para ayudar al niño a afrontar su miedo al rechazo

Toma nota de las claves para que los niños no tengan miedo al rechazo

Algunas claves para ayudar a los niños a afrontar el miedo al rechazo:

1. Hazle entender que es normal equivocarse
Ayuda a tu hijo a ver que todos nos equivocamos. Centra tu atención en la conducta que quieres que no repita, no en la persona de tu hijo.

2. Acéptalo como es
Sentirse aceptado es fundamental para el desarrollo de su autoestima. Hemos de hacer a nuestro hijo fuerte ante las adversidades. Si siente que tal y como es, sus padres lo quieren, será mucho más seguro en el futuro. 

3. No lo compares con otros niños
A veces pensamos que si les señalamos cosas que hacen bien sus amigos, les ayudará a querer imitarlas. Sin embargo, cuando esto ocurre, nuestros hijos tienden a interpretar que no son suficientes como son y que tendrían que parecerse a otros para valer de verdad. De esta forma, podemos sin querer herir su autoestima.

4. Habla con tu hijo
Si les cuesta hablar con tus hijos, sobre todo si son adolescentes, puedes empezar tú a contarle cómo ha ido tu día. A veces eso les ayuda a identificarse y a comenzar a abrirse. Sea como sea, es importante que estos tiempos se den, porque es el momento en el que podemos ayudarles a poner palabras a esa emoción que sienten o darles con nuestro ejemplo, herramientas que les ayuden en su día a día.

5. Ayuda a tu hijo a afrontar el fracaso
Ante sentimientos de fracaso, ayuda a tu hijo a afrontarlo, no lo protejas, no juzgues a los demás. Enseña que no podemos ser aceptados por todos, y que en varios momentos nos sentiremos rechazados, pero eso no nos quita nuestro valor.

6. Recuerda: cada niño es diferente
Es cierto que en ocasiones es difícil no juzgar los comportamientos, pero hemos de pensar que no hay verdades absolutas. Lo que a ti te sirvió, puede que no le sirva a tu hijo, por lo que no dejes de caminar junto a él, para llegar a conocerlo en su autenticidad.