La adicción de los padres a los smartphone está causando daños a los niños

Cómo los padres adictos al teléfono móvil provocan efectos negativos en sus hijos

Vilma Medina

'Padres, dejen el móvil y den atención a sus hijos'. Pedagogos, maestros, psicólogos…e incluso los propios niños, llaman la atención de los padres sobre las consecuencias de su uso abusivo del smartphone. 

Muchos padres se preguntan por qué sus hijos no dejan el teléfono móvil ni para ir al baño, pero no se dan cuenta de que ese hábito ha empezado con ellos mismos. Esta adicción de los padres a los smartphone no solo es una influencia negativa para los niños, sino que también los pone en situación de riesgo y de inseguridad.

Por qué la adicción de los padres a los smartphone daña a los niños

Hijos de padres adictos al teléfono móvil

El ordenador o el computador, así como los teléfonos móviles están robando tiempo de los padres, a los hijos. Un tiempo que no se recupera, que no se 'rebobina', que no vuelve, y en que no hay 'clics'.

Investigadores de la Universidad de Michigan y del Estado de Illinois, EUA, analizaron cuántas veces los padres paraban de dar atención a los hijos para acceder a los dispositivos. Paralelamente a eso, ellos observaron el comportamiento de los niños. Casi la mitad de los padres, dijo interrumpir las actividades con los hijos en 3 o más veces al día, para estar con el teléfono móvil; un poco más de 1/4 de los padres dijo que interrumpían unas 2 veces, y solo un 17% dijo que solo una vez. Solamente un 11% de los padres dijo que jamás interrumpían el tiempo con sus hijos.

En cuanto los niños de padres que abusan del uso de tales dispositivos, se observó que son mucho más propensos a problemas de comportamiento, a la irritabilidad, hiperactividad y depresión, derivados del ‘rechazo’ que sufren de sus padres. Los investigadores creen que las constantes interrupciones generadas por los mensajes en las redes sociales, fastidian momentos entre padres e hijos, a la hora de comer, de jugar, haciendo que los niños busquen llamar su atención de otras formas, con actitudes inadecuadas.

Niño secuestrado frente al padre distraído con teléfono móvil

El vídeo con un 'experimento social' fue realizado hace unos meses, pero es un buenísimo ejemplo de cómo los niños pueden estar en situación de riesgo, por la adicción de los padres a los smartphones. Cuándo uno no está pendiente de sus hijos en un parque, como indica ese vídeo, puede pasar de todo, incluso que los niños se extravíen o sean secuestrado, como es el caso. Un hombre ofrece un dulce a un niño y luego lo invita a buscar más dulces y el niño acepta. Todo ocurre en cuestión de segundos, mientras el padre del niño está distraído con su aparato móvil.

Cuando el padres se da cuenta de que su hijo no se encuentra en el parque, comienza a buscarlo, y es entonces cuando las personas que realizaron el vídeo se acercan y le explican lo fácil que es robar a un niño cuando los padres no están atentos. Mira el vídeo:

Niños piden a los padres que dejen su teléfono móvil de lado

En homenaje al día de las madres, alumnos de un colegio de Río de Janeiro, Brasil, compusieron una canción para llamar su atención sobre como el vicio de los padres por los teléfonos móviles, está eliminando momentos con sus hijos. La letra de la canción 'Conectados', de autoría de Daniel Salles, dice algo así:

'¡Apaga, desconecta y sin prisa viene a aprovechar la puesta de sol conmigo!

Aquí y ahora, en ese momento, voy a compartir el mejor archivo: el tiempo contigo!

Perdimos momentos, gastamos la vida como esclavos de la modernidad.

Además de los límites la mente delira y se esquiva de la realidad.

¡Es adictivo, peligroso ... y es tan normal!

Al final, quien no tiene conexión está por fuera, analfabeto digital!

Lazos rotos, familias deshechas, pero funciona el 4G.

Y la gente sólo haciendo clic, pero sigue perdiendo!'

La tecnología es una realidad que está al alcance de todos, pero como todo, necesita límites, normas básicas sobre el su uso. Por su abuso, podemos perder muchas cosas y momentos importantes con los hijos, como la charla en la comida, en el picnic, el juego en casa, en el parque, en la piscina, playa,… y sobre todo, verlos crecer, aprender… hay tiempo para todo.