Cómo mejorar la calidad del esperma a través de la alimentación

Tres características que determinan si los espermatozoides del hombre son buenos

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

En esto de quedarse embarazada el papel de la mujer es igual de importante que el del hombre, y es que si en este proceso falla algunas de las dos partes, ¡falla todo! Hoy te queremos hablar de qué pasa cuando los espermatozoides del hombre no son buenos y cómo mejorar la calidad del esperma a través de la alimentación.

Qué sería un esperma de buena calidad

la calidad de los espermatozoides

A la hora de decidir ampliar la familia son muchos los factores a tener en cuenta, ¡demasiados! Sin embargo, lamentablemente, el tiempo en ocasiones no juega a nuestro favor. En muchas situaciones, la vida laboral y la falta de estabilidad económica nos hacen posponer el momento de concebir un hijo, por lo que, a la larga, los problemas derivados de la edad y la salud suponen un obstáculo a la hora de la concepción, algo que no todas las parejas pueden superar de manera natural.

Como toda ayuda es poca para conseguir el embarazo, hemos de pensar que no solo la madre, sino también el padre, debe vincularse y hacer todo lo posible para facilitar la concepción. ¿Cómo? Realizando unos pequeños cambios en la dieta y el estilo de vida del futuro papá se puede conseguir una mejora significativa en la calidad y la cantidad del esperma que produce. Esencialmente se considera un buen esperma aquel que:

- Contiene más de 20 millones de células por mililitro.

- La morfología –forma- del espermatozoide es apropiada.

- Se mueven con facilidad y rapidez.

Los mejores alimentos para mejorar la calidad del esperma

los mejores alimentos para mejora la calidad del esperma

Según esto, a mayor cantidad de células, más posibilidades de que haya espermatozoides con morfología y movilidad adecuadas y, por lo tanto, más probabilidades de conseguir la fecundación.

Además de liberarse de todo el estrés posible e incorporar el ejercicio físico en su vida diaria –sin excederse, pues el ejercicio extremo se ha relacionado con baja calidad del esperma-, algunas vitaminas y minerales están involucrados directa o indirectamente en la calidad del esperma:

- Vitamina A
Es esencial para la producción de hormonas masculinas, y su deficiencia se ha relacionado con un recuento reducido de células en el esperma y alteraciones morfológicas de las mismas. Puede encontrarse fácilmente en frutas, verduras, leche y productos lácteos, además de verduras de hoja verde.

- Vitamina B6 y zinc
Ambos son esenciales para la formación de las hormonas masculinas, por lo que su deficiencia puede causar infertilidad –generalmente no permanente- según los estudios in vivo realizados. El zinc es totalmente clave para la reproducción, pudiendo encontrarse en carne, pescado, cereales integrales, huevo, champiñones, frutos secos y semillas, además de muchas de estas fuentes, las verduras de hoja verde y las legumbres son ideales para un buen aporte de vitamina B6.

- Vitamina B12
Junto con el ácido fólico (presente, entre otras fuentes, en verduras de hoja verde, espárragos, legumbres, brócoli, leche o algunos pescados y mariscos), esta vitamina se necesita para sintetizar el ADN y ARN, responsables del material genético de todas y cada una de las células del organismo.

Su deficiencia se ha relacionado con bajos niveles de espermatozoides viables y con movilidad reducida. La única fuente fiable de vitamina B12 son los alimentos de origen animal, particularmente, la carne y el pescado azul. Adicionalmente, la deficiencia en acido fólico se ha relacionado con más de un 10% de los casos de infertilidad masculina.

- Antioxidantes
En términos generales, los antioxidantes protegen al esperma frente a la oxidación, aumentando su calidad. Adicionalmente, a finales del siglo pasado ya se descubrían los primeros indicios que relacionaban la deficiencia de vitamina C –fácil de obtener de cítricos, tomate, fresas, perejil o espinacas, por ejemplo- con esperma genéticamente dañado. Aunque esto no se relaciona directamente con la fertilidad, si puede significar la aparición defectos congénitos que pueden ser incompatibles con el desarrollo del embrión.

También, una dieta con cantidades apropiadas de vitamina E –presente en aceites de semillas, y otros productos grasos, como los frutos secos, pescados azules o el aguacate- mejora significativamente la capacidad del espermatozoide para atravesar la pared celular del ovulo y conseguir la fecundación, mientras que el selenio (presente en pescados azules, semillas de sésamo y cereales integrales) se relaciona además con la correcta maduración de los espermatozoides. Los ácidos grasos omega 3 y omega 6 –pescados azules, frutos secos y semillas- son también importantes para la movilidad del esperma al encontrarse en altas concentraciones en la cola del espermatozoide.

- Manganeso
Deficiencias de manganeso generan problemas testiculares en estudios de experimentación, además de relacionarse con una inhibición en la síntesis de hormonas masculinas. Son fuente de manganeso, por ejemplo, las verduras de hoja verde, las legumbres, huevos y el brócoli.

Llevando hábitos de alimentación saludable no solo conseguirás tu objetivo -mejor la calidad del esperma a través de la alimentación- sino que tu cuerpo te lo agradecerá de por vida. ¡Por una vida sana!

Puedes leer más artículos similares a Cómo mejorar la calidad del esperma a través de la alimentación, en la categoría de Problemas de fertilidad en Guiainfantil.com.