Mi hija está embarazada, ¿cómo afrontarlo?

Qué hacer si mi hija se ha quedado embarazada

Sofía Gil Guerrero
Sofía Gil Guerrero Psicóloga General Sanitaria

En los últimos años han aumentado los embarazos durante la etapa de la adolescencia. Recibir la noticia de que tu hija preadolescente o adolescente está embarazada no es plato de buen gusto.

Saber que tu hija está embarazada es como recibir un jarro de agua fría, no es una noticia fácil de digerir cuando se trata de una menor de edad. Te ayudamos a asumir esta situación.

Cómo afrontar el embarazo de una hija

Qué hacer si mi hija está embarazada

Nunca es un buen momento para escuchar que nuestra hija está embarazada a tan corta edad, lo más probable es que no estemos preparados para recibir esta noticia.

Es normal sentirse descolocado ante este hecho. De repente sucede algo que como padres no esperábamos,  la dinámica de la familia se altera y todos los planes cambian.

Puede ser abrumadora la idea de imaginar a nuestra hija preadolescente o adolescente embarazada y, posteriormente, siendo madre a tan corta edad.

Es posible que como madre o padre te veas envuelto por una tormenta de emociones como miedo, enfado, tristeza, impotencia, desilusión, preocupación por el futuro de tu hija, etc. Pero, ¡que no cunda el pánico!, debemos actuar con sentido común para no complicar la situación aún más.

¿Qué puedo hacer si mi hija está embarazada?

  • No perder la calma. Desde que se tiene conocimiento de que está embarazada se inicia un proceso difícil en el que hay que tomar decisiones y esto puede llegar a generar mucho estrés. Es fácil perder el control por lo que se debe hacer todo lo posible para permanecer tranquilos y con la mente clara.
  • Ofrecer apoyo, comprensión y cariño.  El embarazo ha sido una sorpresa para todos incluido para ella. Su mundo se ha puesto patas arriba. Con mucha probabilidad vuestra hija se sienta asustada. Por desgracia, es ella la principal perjudicada y quien va a soportar directamente las consecuencias de este hecho por lo que debemos ofrecerle nuestro apoyo para que se sienta arropada y acompañada durante este periodo.
  • Dejar de buscar culpables. No es el momento de buscar culpables sino soluciones. No sirve de nada que como padres os culpéis por lo sucedido, es imposible controlar lo que hacen los adolescentes. Lo que ha sucedido no está relacionado con que le hayáis dado una educación inadecuada, no os culpéis por ello. Ahora, hay que enfocar toda la fuerza en buscar soluciones dejando de lado todo lo demás.
  • Escuchar y preguntar por sus planes. No debemos imponer nuestro criterio sobre el suyo. Debemos escuchar qué quiere hacer ella, cuáles son sus dudas, sus miedos y sus preocupaciones. Y, posteriormente, después de haber hablado con ella sobre sus planes es recomendable que le ofrezcamos nuestro punto de vista pero por supuesto sin coaccionarla o empujarla a tomar una decisión que no desea.
  • Diseñar un plan de acción. En el caso de tomar la decisión de continuar con el embarazo es necesario preparar a la menor para su nueva vida llena de obligaciones y responsabilidades. Y, por supuesto, será necesario ayudarla a organizar su vida ya que habrá que decidir qué va a pasar con los estudios, dónde va a vivir, qué tipo de relación va a mantener con el padre del bebé, etc.

Ahora, más que nunca, vuestra hija os necesita. Por ello, a pesar de ser una situación difícil de manejar no queda otra más que aceptarla y manejarla de la mejor manera posible. Es importante que actuéis como un equipo, esto ayudará a que todo resulte más fácil de sobrellevar.