Tipos de embarazos posibles

Diferentes tipos de embarazos y sus complicaciones

Estefanía Esteban

Alguna vez habrás oído hablar del embarazo intrauterino (que no es otra cosa que el embarazo normal), o de un embarazo ectópico (cuando el embrión se implanta fuera del útero). Pero existen más tipos de embarazos posibles. 

Te explicamos cuáles son todos los embarazos posibles que existen y cuáles son las características de cada uno de ellos. 

Los 6 tipos de embarazos que se pueden producir

Tipos de embarazos posibles

Lo ideal es que el embarazo sea un embarazo normal. Entendemos por normal el embarazo cuya concepción ha tenido lugar en el lugar indicado (el encuentro entre óvulo y espermatozoide se da en las trompas de Falopio) y cuyo embrión, tras la concepción, se ubica en el lugar correcto (es decir, el útero). Sin embargo, existen otros posibles embarazos, con sus complicaciones correspondientes. Te contamos cuáles son todos los posibles embarazos que se pueden dar: 

  1. Embarazo intrauterino: Es el embarazo mayoritario. El embrión, una vez que óvulo y espermatozoide se unen en las trompas de Falopio, crecerá en el útero, un lugar seguro en donde, una vez implantado con éxito, podrá desarrollarse, en principio, sin complicaciones. El bebé se alimentará gracias a la placenta y a través del cordón umbilical y si todo va bien, podrá nacer a las 40 semanas aproximadamente desde que se produjo la concepción. Este embarazo se suele dividir en tres trimestres.
  2. Embarazo gemelar: También se le conoce como embarazo múltiple. Puede producirse de dos formas: varios espermatozoides fecundan más de un óvulo, por lo que se crearán varios cigotos, cada uno de ellos con su correspondiente placenta (lo que originará hermanos mellizos) o bien porque un espermatozoide fecundó a un óvulo que se duplicó al dividirse, y más de un cigoto compartirán placenta y bolsa amniótico (lo que originará hermanos gemelos). 
  3. Embarazo ectópico: En este caso, óvulo y espermatozoide se unen y se consigue crear un cigoto, pero tras la fecundación, el embrión no se implanta en el útero, sino fuera, normalmente, en las mismas trompas de Falopio, o bien en un ovario o la zona del cérvix o cuello uterino. Es grave, y tras detectarse, se debe practicar un legrado si aún no se ha producido el aborto espontáneo. Este tipo de embarazos es inviable, y pueden poner en peligro la vida de la madre. Normalmente se dan algunos síntomas que pueden poner en alerta a la madre de que su embarazo puede ser ectópico: un dolor abdominal fuerte, sangrados vaginales, calambres y mareos intensos. Pero no te alarmes, si tienes un embarazo ectópico, podrás quedarte embarazada de nuevo mediante un embarazo intrauterino. No significa que no puedas lograrlo. Tres meses después de que te efectúen el legrado, puedes intentarlo de nuevo.
  4. Embarazo molar: Este tipo de embarazo es muy peligroso. Su nombre técnico es Mola hidatiforme. Se produce cuando el óvulo es fecundado de forma incorrecta y la placenta crece en forma desmesurada, formando varios quistes. Cuando la placenta se desarrolla de forma anormal pero además no hay embrión, se le conoce como embarazo molar completo. El tratamiento no es otro que la provocación de una dilatación para efectuar un legrado. Es un embarazo muy peligroso para la madre, y además deberá estar en observación en los 12 meses siguientes, para observar que no haya quedado nada del tejido anormal, que podría derivar en un tumor.
  5. Embarazo intraabdominal: Este tipo de embarazos solo se produce en el caso de que se haya realizado con anterioridad una cesárea. Puede que la cicatriz haya debilitado la zona y se rompa, lo que provoca una abertura por donde el feto desciende hasta la zona abdominal. Dependiendo de la semana de gestación, el embarazo podrá seguir adelante o bien detenerse.  
  6. Embarazo de riesgo: Existen muchos posibles embarazos de riesgo. Puede ser por la edad de la mujer, porque se trate de un embarazo múltiple con determinadas características, porque la madre sufre diabetes gestacional, porque la mamá sufre alguna enfermedad delicada...

En todos estos casos, puede que sientas los síntomas de embarazo más comunes (náuseas, dolor de cabeza, hinchazón del vientre, mayor ganas de orinar...) y sin embargo, desconozcas si el embarazo es normal o no. Solo lo sabrás después de la primera revisión con el ginecólogo.