Por qué tomar vitaminas prenatales antes y durante el embarazo

En qué momento del embarazo es necesario un suplemento de vitaminas

José Manuel Pintado Albo

Durante el embarazo surgen necesidades de nutrientes que no siempre son satisfechas en su totalidad con la dieta habitual, aunque sea equilibrada. Por ello, con la ayuda de las vitaminas prenatales tenemos un aporte extra de vitaminas y minerales para que el bebé pueda desarrollarse adecuadamente y permita a la madre pueda cubrir sus necesidades aumentadas durante este período.

Te explicamos por qué tomar vitaminas prenatales antes y durante el embarazo, la importancia que tienen y cuáles se recomiendan tomar.

Por qué tomar vitaminas prenatales antes y durante el embarazo

Por qué tomar vitaminas prenatales antes y durante el embarazo 

Cuando se habla de vitaminas prenatales nos referimos a los suplementos que contienen las vitaminas y minerales que necesita la mujer antes y durante el embarazo. En general, es recomendable un aporte extra de elementos como el ácido fólico, el calcio y el hierro.

Pero... ¿de dónde surge la recomendación de suplementar la alimentaciónNo se trata de “comer por dos”, pero hay tres nutrientes que son imprescindibles en el embarazo: ácido fólico, hierro y calcio.  La mayoría de las embarazadas no los consumen en cantidades suficientes dentro de su dieta habitual durante la gestación, es por ello que se suele recomendar apoyar una dieta equilibrada con suplementos durante el embarazo e incluso antes de conseguirlo.

Qué vitaminas prenatales tomar antes y durante el embarazo

Te exlicamos por qué es necesario suplementar lel ácido fólico, el hierro y el calcio antes y durante el embarazo:

1. Ácido fólico. El ácido fólico es una vitamina B que las células del cuerpo necesitan para crecer y desarrollarse. Ayuda a prevenir los riesgos de problemas en el cerebro y la columna vertebral del bebé, anomalías en el tubo neural, como pueden ser la espina bífida y la anencefalia.

Esta vitamina puede reducir el riesgo de otros problemas de nacimiento como pueden ser el labio y el paladar hendidos (labio leporino) y ciertas complicaciones cardíacas.

Los defectos del tubo neural tienen lugar en una etapa muy temprana del desarrollo, incluso antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas, por ello es beneficioso tomar ácido fólico antes de empezar a tratar de concebir.

2. Hierro. Muchas mujeres no incluyen las cantidades suficientes de hierro durante su embarazo y esto puede llevar a provocar una anemia. La ingesta de las cantidades idóneas de hierro es imprescindible para evitar un parto prematuro o que el bebé nazca con bajo peso. Es común que muchas embarazadas necesiten cantidades mayores durante el embarazo porque tenían niveles bajos de hierro antes de concebir.

3. Calcio. Algunos complejos de vitaminas prenatales contienen calcio, pero muchos de ellos no contienen la cantidad necesaria. El calcio es imprescindible para que el bebé desarrolle huesos y dientes fuertes, así como nervios y músculos.

El calcio también reduce la posibilidad de que la madre padezca hipertensión o preeclampsia (condición que ocurre solamente durante el embarazo, algunos síntomas de preeclampsia pueden incluir la hipertensión arterial y proteína en la orina que ocurre después de la semana 20 del embarazo).

Si no se ingiere suficiente calcio en la dieta, el bebé lo tomará de los huesos de la madre, lo que podría afectar a la salud de la misma.

Otros nutrientes necesarios durante el embarazo

Existen otros nutrientes necesarios que no debemos olvidar como los ácidos grasos esenciales y la vitamina D.

Dentro de los ácidos grasos esenciales encontramos el omega-3, el DHA (ácido decosahexaenoico) y el EPA (ácido eicosapentaenoico), que son esenciales para el desarrollo del cerebro, el sistema nervioso y el tejido ocular del bebé.

Por otro lado, la vitamina D ayuda a la formación de los huesos y dientes del bebé siendo indispensable en la manutención de los niveles de calcio y fósforo en el organismo.