7 consejos para no aburrirse en el matrimonio si tienes hijos

Cómo mostrarle a nuestros hijos un amor de pareja sano y fuerte

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Dijo Sócrates: 'Quien no está contento con lo que tiene no estaría contento con lo que le gustaría tener', y así es como forjamos nuestra vida en familia y sobretodo, en pareja; y de parejas (dejando a un lado un momento los hijos) y amor, os quiero hablar.

Porque me pregunto ¿qué tipo de amor de pareja le estamos mostrando a nuestros hijos? ¿Cómo son nuestras muestras de cariño? ¿Seguimos mostrando un amor apasionado o un amor de compañero? o por el contrario, ¿nos aburrimos en pareja? ¿Estamos monótonos? ¿Es eso lo que estamos enseñando a nuestros hijos? Espero y deseo que tengas respuestas positivas para las primeras preguntas, porque si estás más centrado en las respuestas del segundo tipo de preguntas, este artículo es para ti. Aquí tienes algunos consejos para no aburrirte en el matrimonio si tienes hijos.

Los mejores consejos para no aburrirse en el matrimonio si además tienes hijos

Consejos para no aburrirse en el matrimonio

Todos los matrimonios sabemos que mantener nuestras promesas realizadas en el día de nuestra boda o compromiso, es algo que conlleva, al menos, atención, ganas y en algunas ocasiones, esfuerzo. Está comprobado que después de dos años, nuestra historia de amor, acaba neutralizándose. Y es que, uno cree que cuando encuentra a la persona apropiada, la felicidad durará para siempre, sin embargo, hay matrimonios que se encuentran insatisfechos y aburridos.

Quiero compartir algunas pautas a tener en cuenta para no tener la sensación de aburrimiento en nuestro matrimonio o relación de pareja, después de haber tenido hijos. Y, aprovechando el verano, que todo se reanima, aquí van algunos consejos para no aburrirse en el matrimonio. Allá vamos:

1. No olvides valorar a tu pareja. La primera de ellas es, la importancia de seguir apreciando a nuestra pareja. Esto significa, valorarla, disfrutarla o agradecerle, todo lo bueno que ha aportado a tu vida. ¿Desde cuándo no aprecias esto de tu pareja? Sé agradecido con él o con ella, y vuelve a disfrutar de ciertos momentos vividos recordándolos.

2. Añade una pizca de sorpresa. La segunda pauta que te ofrezco habla del elemento sorpresa. ¿Desde cuándo no sorprendes a tu pareja? no digo que hagas algo que la sorprenda, sino de organizar algo que sepas que le hará mucha ilusión. Ser más espontáneo te ayudará a conseguirlo.

3. Cambia tu rutina. Tercera pauta, reestructurar vuestras rutinas. Revisad que cosas hacéis de manera rutinaria, y empezad a pensar en cómo cambiarlas. La idea es cambiar las rutinas que nos promocionan sensaciones placenteras, porque si nos acostumbramos a ellas, perderán el factor de placer o satisfacción.

4. No seas monótono. Como cuarta pauta, piensa en la variedad. Es importante tener presente el factor variedad para que una relación mantenga la chispa. Si nuestro matrimonio está condimentado con una abundante diversidad, vamos a evitar la rutina y vamos a conseguir que nuestra relación y nuestro amor mantengan la originalidad, el sentido y el optimismo.

5. Más empatía con tu pareja. La quinta pauta se centra en ayudar a nuestra pareja a sentirse realizado o alegrarnos por sus buenas noticias. Compartir y celebrar los éxitos de nuestra pareja, nos hará disfrutar de una relación de comprensión, satisfacción y agradecimiento.

6. No olvides el contacto físico. No te olvides de mantener el afecto y contacto. En las relaciones es importante tocar y acariciar (no solo de manera sexual) sino en tu día a día. Es indiscutible la crucial importancia del contacto físico en la vida humana. Un apretón de manos, un abrazo, una palmada en la espalda, un brazo por el hombro…

7. Pensamiento positivo. Y por último, piensa si estas en tu relación bajo un objetivo de acercamiento o un objetivo de evitación. Es decir, ¿luchas por tener experiencias positivas en tu relación o evitas el conflicto y rechazo?

Siguiendo estas pautas, nuestros hijos aprenderán de nosotros el verdadero sentido de vivir en familia. Y por supuesto, nosotros como padres, nos alejaremos del aburrimiento.