Los padres deben realizarse por ellos mismos y no a través de sus hijos

Peligros que hay para la educación de los niños que los padres quieren compensar lo que no tuvieron

Silvia Álava Sordo

Hay padres que caen en el error de dar a sus hijos aquello que ellos no tuvieron, pero detrás de este comportamiento hay muchos peligros. Problemas de frustración en el pequeño, de sentirse presionados, de impedirles elegir su destino. Los padres deben realizarse por ellos mismos y no a través de sus hijos. Los adultos tuvieron su oportunidad, ahora es el momento de los niños. 

Te tienes que realizar por ti mismo y no a través de tus hijos 

padres realizar por ellos mismos, no a través de sus hijos

Y quizás, por eso, les compramos muchas cosas, sobre todo aquellas cosas que nos hubiera gustado tener a nosotros de pequeños. ¿Eso les va a hacer más felices? La respuesta es contundente: NO. No hay ningún estudio que relacione la felicidad con tener muchas cosas o muchos juguetes.

Hay muchos padres y muchas madres que dicen ‘ay, esto yo lo querría haber tenido cuando era pequeño’, y sin preguntar ni tan siquiera y ni pensar si a su hijo o a su hija le gusta, ya se lo han dado. ¿Por qué? Detrás de este comportamiento hay sentimiento de culpabilidad. Los padres se sienten culpables porque no están todo el tiempo que a ellos les gustaría con sus hijos e hijas, y porque cuando llegan de trabajar, están cansados. 

Esa culpabilidad en ocasiones nos hace tomar una decisión que es fácil, pensando que así nuestros hijos y nuestras hijas van a ser más felices (ejemplo, calentar una pizza en el microondas en lugar de preparar una cena más saludable). A medio y corto plazo, este comportamiento nuestro se va a volver en nuestra contra.

Por otro lado, también tenemos que tener mucho cuidado con lo que buscamos a través de este tipo de actitudes. ¿Quizás nuestra realización personal? En ocasiones, en vez de realizarnos a través de nosotros mismos, nos estamos realizando a través de nuestros hijos, y esto puede ser muy peligroso, porque tú como adulto te tienes que realizar por ti mismo.

Tienes que estar orgulloso y orgullosa de tu hijo, y además es importante que se lo hagas saber, que se lo digas y que se lo hagas notar. Pero nunca puedes intentar realizarte a través de ellos o poner todas tus expectativas en ellos, porque les estás colocando un peso o una carga que lo único que puede hacer es frustrarles gratuitamente y obstaculizarles su camino natural.

A veces, sin querer y de forma inconsciente, les estamos marcando el camino que a ti te hubiese gustado hacer y que ya no puedes. Tú ya tuviste tu oportunidad, ahora es el momento de tu hijo o de tu hija.

Acciones del día a día con las que fomentamos el consumismo

consumismo niños

Cuando nos dejamos llevar por el consumismo entramos en una dinámica de querer mas y más cosas y ponemos el foco en lo que no tenemos en lugar de en lo que tenemos. Vivimos en una sociedad tremendamente consumista, eso no lo podemos evitar, pero, ¿qué podemos hacer para que eso no afecte a nuestros hijos? ¿Cómo podemos evitar educar niños excesivamente consumistas y compulsivos? 

Aquí nos tenemos que parar bien y observar. Pero, no observar a nuestro hijo o a nuestra hija, a quien nos tenemos que mirar bien es a nosotros mismo. ¿Cómo de consumistas somos nosotros? ¿Por qué? Los niños principalmente aprenden por modelado, es decir, copian a sus figuras de referencia, que generalmente suelen ser sus padres, sus progenitores y los profesores.

- Asociar el ocio a gastar dinero 
En el tema de consumismo, los padres tienen mucho peso, porque papá y mamá suelen ser las personas con las que los niños salen de casa y comparten más momentos de ocio. Esto es algo normal, pero el problema viene si asociamos esa escapada y ese pasarlo bien a consumir y a gastar dinero. Tenemos que vincular ese momento de felicidad en familia a situaciones, momentos, a jugar un rato, a estar con amigos, a una buena conversación, pero en absoluto al dinero... 

- Entrar en la cultura del usar y tirar
Muchas veces cuando nos metemos de lleno en esa cultura del usar y el tirar. Compramos cosas porque son baratas o porque cuestan poco, y no las necesitamos, pero están ahí y son rápidas y fáciles de conseguir, por eso es bueno, también que los niños aprendan a esperar.

- No enseñarles a apreciar lo que tienen 
Hazte la siguiente pregunta: ¿Cuándo valoras realmente algo? ¡Cuando te ha costado un poquito tenerlo! ¿Verdad? Y un poquito tenerlo no significa la cantidad que has pagado por ello, sino el esfuerzo que tú has necesitado para obtenerlo. Por eso es muy importante trabajar estos conceptos con los niños, que vean que determinadas cosas se las tienen que ganar.

- Evitar transmitirles el valor del esfuerzo 
Y llega la gran pregunta: '¿Cómo lo van a hacer?' Evidentemente son niños, no tienen que trabajar, pero pueden colaborar en casa. Cada familia tiene que pensar cómo se lo tiene que ganar su hijo o su hija, puede ser colaborando un poquito en casa, poniendo o quitando la mesa, haciendo los deberes, estudiando, respetando a los adultos, corrigiendo la forma de hablar... 

- Impedirles disfrutar de las cosas 
Que esperen un poco a tener un determinado premio, por ejemplo, y una vez que lo han conseguido, que piensen en lo que les genera y en la emoción que han sentido al tenerlo con ellos. Después, lo más importante es disfrutarlo y no apilarlo con el resto de juguetes. 

Puedes leer más artículos similares a Los padres deben realizarse por ellos mismos y no a través de sus hijos, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.