8 cosas buenas y 3 malas que los niños jamás olvidarán de sus padres

Acaba con todo lo malo para que tu hijo solo tenga recuerdos bonitos de su infancia

Beatriz Martínez

¿Qué es lo que los hijos jamás olvidarán de sus padres? Si estás pensando en este o aquel regalo, te equivocas, aunque no lo parezca a simple vista. Los peques, da igual la edad que tengan, recuerdan de sus papás aquellas cosas que les marcan su camino, lo que les alegra y les hace reír y también aquello que les ha hecho sentir mal. Si te lo pregunto de la otra forma: ¿qué es lo que recuerdas tú de tus padres cuando eras niña? Seguro que lo entiendes mucho mejor. En Guiainfantil.com hemos preparado un listado con las cosas buenas y no tan buenas que los niños jamás olvidarán de sus padres. ¿El objetivo? Cambiar las cosas malas y lograr que la lista de las cosas bonitas sea infinita. ¡Vamos allá!

Cosas buenas que los niños nunca van a olvidar de sus padres

Las cosas buenas que los niños nunca olvidarán

¿Por dónde empezar? Hay tantas y tantas cosas que los más pequeños de la casa van a recordar de sus padres durante toda la vida que resulta complicado empezar por una. Quizás debemos comenzar por los pequeños instantes de su más tierna infancia que seguro se convertirán en los más bellos de sus recuerdos. Por cierto, para lograr que este listado no tenga fin tendrás que anotar una cosa buena cada semana. ¡Qué ilusión!

1. Tu hijo no olvidará jamás cuando era pequeño y cayó
¿Por qué no va a olvidar esto por mucho que pasen los años? Pues porque ahí estaba su mamá y su papá para secarle las lágrimas, cogerle en brazos, darle un beso y acunarle hasta que se le pasó el dolor de la caída. Hay ocasiones en las que los niños necesitan un abrazo sincero, sobre todo cuando aún son bebés, pues esta es una de las cosas buenas que recordará siempre.

2. La celebración de su cumpleaños
¡Por supuesto que sí! Yo también recuerdo cuando era niña y mis papás me preparaban con todo el cariño del mundo una fiesta, con tarta incluida, por mi cumpleaños. Daban igual los regalos y el lugar en el que se hiciera la celebración, lo que de verdad importaba era sentirse querida y especial. Sin duda un recuerdo que no tiene precio.

3. Tampoco olvidarán los cuidados cuando estaban enfermos
El punto primero se une al tercero. Que papá y mamá te cuiden cuando eres pequeño y te has puesto malo de la tripa o de un catarro es algo que reconforta además de un recuerdo para llevar en el corazón.

4. Un consejo que ha llegado hondo
Y si hablamos de los recuerdos que se van a quedar nuestros hijos según vayan creciendo, tenemos que mencionar ese consejo especial dado en el momento oportuno y que además ha llegado hondo. No es fácil crecer, hacerse mayor y tomar decisiones solito, por lo que un consejo, una palabra de ánimo, una frase para pensar nunca va a caer en saco roto. ¡Y menos si nos la dicen los padres!

Lo que nunca olvidaremos de nuestros padres

5. Una pequeña sorpresa
Dime una cosa, ¿qué pequeña sorpresa recuerdas de tu infancia? A mí me viene a la mente cuando era niña y estaba en casa haciendo los deberes. Mi padre regresó del trabajo, me dio un beso y me dejó sobre la mesa el bolígrafo de colores que me había comprado de camino a casa. Sí, querida mamá, los detalles y las pequeñas sorpresas son las que más llegan al corazón.

6. Una regañina a tiempo
No, no me he equivocado, una regañina bien dada, es decir, con cariño y respeto, también es de las cosas buenas que los niños no olvidarán jamás. No es que en ese momento se alegren de que les hayas llamado la atención, pero cuando crezcan un poco van a comprender la importancia de que sus padres hayan sabido ponerle límite. ¡Verás cuanto te lo agradecen!

7. Las ocasiones en las que se pone la familia por encima de todo
Y en este apartado incluyo dejar el móvil cuando estamos con la familia, no anteponer el trabajo por encima de todo, sacar tiempo para hacer actividades juntos y cualquier otra cosa que tenga que ver con estar en familia y disfrutar al máximo. ¿A que son momentos que tú tampoco vas a olvidar jamás?

8. Jugar en el parque por las tardes
Después de las clases toca la extraescolar y luego ir a casa a hacer los deberes, ducharse, prepararse para las clases del día siguiente... ¿Dónde queda el ratito de estar en el parque para tener la tan necesaria actividad de juego al aire libre no dirigido? Si eres de las mamás o los papás que se paran aunque sea 5 minutos en el parque antes de llegar a casa, felicidades, es otra cosa que tus hijos siempre recordarán, ¡y que sabrán agradecerte cuando sean mayores!

Cosas no tan buenas que nuestros hijos van a recordar para siempre

Las cosas malas que los niños no olvidan de sus padres

¿Qué te ha parecido el listado de cosas buenas que los niños van a guardar en su memoria? Seguro que te ha gustado tanto o más que a nosotras. Pero como la cosa también va de mejorar y de aprender a ser padres excelentes, aquí van 3 cosas malas que los niños también van a recordar siempre.

- Un cachete
Los castigos, yo prefiero llamarlos consecuencias, nunca deben ser físicos. No quiere decir que si tu hijo está haciendo algo malo no debas ponerle límite, la idea es que dicho límite nunca sea físico, ni siquiera cuando sea el niño el que ha pegado. Los niños aprenden por imitación, según resuelvas tú este tipo de situaciones ellos harán lo mismo en el futuro. El cachete es algo malo que van a recordar siempre, ¿a que no merece la pena? Por cierto, creo que es hora de que saquemos de nuestra mente esa frase horrorosa que dice que siempre es mejor un cachete a tiempo.

- Mirar el móvil en lugar de prestarles atención
Me pregunto por qué cada vez más los jóvenes se quedan embobados mirando los móviles que dejamos que usen a una edad temprana... ¿No será que los padres hacemos mismo? El caso es que, y sin ánimo de parecer muy crítica, los hijos no van a olvidar que nosotros miremos el móvil en lugar de pasar tiempo de calidad con ellos.

- No estar en un momento especial de su vida
Esta seguro que ya te la sabes, si no acudes el día que juega su partido de fútbol, o el día en el que se celebra el festival de Navidad, por descontado que ellos, tus hijos, no lo van a olvidar. Mejor organizar la agenda y no faltar, ¿verdad?

Vistas sobre papel estas cosas no son tan complicadas de cambiar, ¿verdad? Yo lo voy a intentar, ¿te apuntas tú también?

Puedes leer más artículos similares a 8 cosas buenas y 3 malas que los niños jamás olvidarán de sus padres, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.