Cómo afecta a los niños tener un nombre raro

¿De qué forma puede afectar a los niños que les den un nombre raro al nacer!

María Machado

Vas al ginecólogo y te dice que estás embarazada, ¡qué ilusión! En un solo instante se te pasan por la cabeza cómo serán los próximos 9 meses sintiendo cómo crece en tu interior y los siguientes años ayudándole a aprender cómo es el mundo en el que vive.

Más allá de los preparativos (nueva decoración, compra de cuna, nueva organización en casa…), una de las primeras decisiones que debemos tomar tras saber que se va a tener un hijo es elegir un nombre para niño o niña que se ajuste a nuestros gustos. ¿Y si le ponemos un nombre raro?

Nombres de niño raros, ¿sí o no?  

Poner un nombre raro a los niños y cómo les afecta

Escoger el nombre de nuestros hijos puede ser un momento muy emocionante… pero también muy estresante. Tenemos muchas ideas en la cabeza, no se nos olvida ese nombre que tanto nos gusta desde la infancia, toda la familia quiere opinar en el nombre escogido…

Queremos ser originales pero, ¿hasta qué punto es bueno para los niños tener un nombre raro? ¿Cómo les afecta? Buscamos un nombre diferente que no sea motivo de burla por parte de sus compañeros de colegio y futuras relaciones cuando sea un adulto. Algunos niños pueden llegar a ser muy crueles e imaginativos a la hora de inventar motes hirientes que a nosotros ni siquiera se nos habían ocurrido. Y, aunque según vaya creciendo tu hijo aprenderá a sobrellevar su apodo, este puede acompañarle hasta la edad adulta.

Por un lado, un nombre raro aporta personalidad al niño, ya que puede presumir de tener algo diferente del resto. Partiendo siempre de que este nombre no debe ser ofensivo, elegir uno original puede librarle de algunos malentendidos, ya que le convierte en alguien aún más único. Y una vez que la gente le pregunte varias veces cómo se llama (porque a la primera no le quedará claro), nunca olvidará su nombre. Además, siendo prácticos (y un poco jocosos) nunca tendrá problema al crearse un correo electrónico, ya que hay menos posibilidades de que su nombre ya esté utilizado.

Sin embargo, cuando un nombre es demasiado raro y al propio niño no le gusta, o si ha recibido distintas descalificaciones por él, puede llegar a causarle un problema de autoestima. Querrá cambiarlo o, al menos, acortarlo para que la forma original no pueda detectarse. No conseguirá sentirse identificado por el nombre que le han puesto sus padres e intentará encontrar otro más de su gusto. Además, es posible que los nombres demasiado largos o complicados de pronunciar le provoquen algunos problemas burocráticos en el futuro.

Por lo tanto, es necesario que los padres encontremos un nombre original, que aporte al niño algo diferente sin que suponga un trauma para él llamarse así.

6 claves para escoger un nombre para niño o niña

A la hora de escoger cómo va a llamarse tu bebé, ten en cuenta los siguientes consejos. 

1. El nombre de tu hijo forma parte de su personalidad
De una u otra forma, el nombre forma parte de la manera de ser del niño, pero también transmite parte de su personalidad. Conocer el significado del nombre que has elegido para tu hijo, así como su origen, te permitirá saber qué se desprende de dicho apelativo. Además, los nombres dicen mucho también sobre el tipo de sociedad en el que el bebé ha nacido, ya que algunos nombres se relacionan con un contexto social diferenciado.

2. Ten en cuento los apellidos del niño
A la hora de escoger el nombre de tu hijo, debes tener en cuenta los apellidos que tendrá. Al formar el nombre completo hay que evitar combinaciones que puedan ocasionar burlas como Margarita Amarilla o Fernando Fernández.

3. Contempla todas las opciones
Es posible que siempre te hayas negado a ponerle un nombre muy largo a tu hijo, pero ¿y si de repente se te ocurre un nombre muy bonito que tiene varias sílabas? Ocurre lo mismo con los nombres cortos, los nombres compuestos, los nombres de otros familiares.

4. Es una decisión en familia
Escucha a tu familia y amigos, ya que te pueden proponer nombres muy bonitos para tu bebé que no habías tenido en cuenta. Si tienes otros hijos, tampoco puedes obviar su opinión, ya que de esta forma se sentirán más integrados en la llegada del nuevo miembro de la familia. Sin embargo, más allá de que tengas en cuenta sus opciones, sois vosotros, los padres, quienes debéis tener la última palabra a la hora de escoger cómo se va a llamar.

5 Hay ciertos nombres prohibidos
A la hora de escoger el nombre de tu bebé puedes echar la imaginación a volar e inventar un apelativo que te guste. Sin embargo, debes tener en cuenta que hay ciertos nombres que están legalmente prohibidos. Por ejemplo, en México no se pueden poner nombres como Harry Potter o Rolling Stone, y en España están prohibidos nombres como Pera o Ana Karenina.

6 Puedes tener en cuenta el santoral
Muchos padres prefieren ponerle a sus hijos el nombre del santo que corresponde con el día de nacimiento. El problema de esta estrategia es que no sabrás el nombre definitivo de tu hijo hasta el día del parto. ¿Podrás esperar tanto tiempo?