Qué puede comer un niño después de una operación de vegetaciones

Señales que indican que a tu hijo deben extirparle las glándulas adenoides

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Tras una operación de vegetaciones, el niño tiene la garganta dolorida y, por eso, enfrentarse a un plato de comida no está dentro de sus mejores planes. Pero como debe alimentarse para una adecuada recuperación, te vamos a contar cuáles son los mejores alimentos que le puedes ofrecer a un niño que ha sido operado de vegetaciones

Qué son las vegetaciones y cuándo hay que operarlas 

operación de vegetaciones

La operación de vegetaciones es una cirugía que consiste en la extracción de las glándulas adenoides, unas glándulas que se encuentran situadas detrás de la nariz, por encima del paladar, en la parte alta de la garganta.

Junto a las amígdalas, las glándulas adenoides forman parte del sistema linfático. Una de las funciones principales del sistema linfático consiste en eliminar las infecciones y mantener equilibrados los fluidos corporales, por lo que, al formar parte del sistema linfático, tanto las glándulas adenoides como las amígdalas, atrapan virus y bacterias que entran al organismo a través de la boca y/o la nariz.

Aunque el sistema inmunitario está siempre en desarrollo, como si fuera una biblioteca en la que siempre hay lugar para un libro más, hacia los 5-6 años, cuando el organismo tiene otras medidas a la hora de combatir las infecciones, las glándulas adenoides comienzan a reducir su tamaño hasta prácticamente desaparecer por completo al llegar a la adolescencia.

Sin embargo, hasta entonces, y dada su participación al combatir y atrapar microorganismos, las glándulas adenoides pueden agrandarse o inflamarse al luchar contra una infección (conociéndose como glándulas adenoides hipertróficas), e incluso permanecer inflamadas al superarse el proceso infeccioso. Estas glándulas adenoides hipertróficas pueden dificultar el proceso de respiración por la nariz, haciendo que el niño respire mayoritariamente por la boca.

Para empezar, respirar solo por la boca puede causar no solo boca seca, mal aliento, labios quebrados y secreción mucosa anormal por la nariz, sino que tienden a aparecer otros problemas más graves e incomodos relacionados con la hipertrofia de estas glándulas. Estos problemas suelen incluir infecciones recurrentes de oído, respiración ruidosa, ronquidos y sueño inquieto, e incluso apneas del sueño, cuando el niño repetidamente deja de respirar durante varios segundos cuando está durmiendo.

La cirugía no es la primera opción en el tratamiento de las glándulas adenoides hipertróficas, sino que normalmente se recurre a tratamientos antibióticos para eliminar rastros de infección e incluso a aerosoles para disminuir la inflamación de las glándulas.

No obstante, cuando los síntomas son suficientemente graves, el niño tiene infecciones repetidas de estas glándulas, o de oído, cuando el bloqueo de las vías respiratorias es considerable o cuando el tratamiento antibiótico no es efectivo, el médico puede considerar una adenoidectomía u operación de vegetaciones.

En la gran mayoría de los casos, la extirpación de las glándulas adenoides va acompañada de la extirpación de las amígdalas, y suele ser una cirugía de poca complicación que no requiere hospitalización, ya que el niño regresará a casa cuando despierte de la anestesia y pueda respirar fácilmente, toser y tragar.

Alimentos recomendados para un niño operado de vegetaciones

qué dar de comer a un niño con operación de vegetacions

Una vez superada la operación, y al llegar a casa con nuestro pequeño, nos planteamos un gran problema, ¿que ofrecemos al niño para comer? Es probable que el dolor en la garganta y la secreción de la nariz no desaparezcan durante los primeros días, por lo que el niño puede estar reticente a ingerir alimentos relativamente duros. Es mejor escucharle y, mientras el dolor termina de desaparecer, ofrecer opciones más fáciles de masticar y tragar, y poco a poco regresar a su dieta habitual.

- De entre los alimentos proteicos, el huevo será uno de nuestros grandes aliados, preferiblemente en tortilla, ya que es fácil de tragar y se puede combinar con multitud de otros alimentos. Desde huevos revueltos hasta tortilla de patatas, pasando por las tradicionales tortillas francesas combinadas con jamón york, pechuga de pavo, gambas o champiñones. ¡El huevo es ideal por su alta densidad de nutrientes!

- La pasta o el arroz, bien blanditos, son ideales para un buen aporte energético, y si al niño le apetece, también pueden ofrecerse sopas de fideos o cremas, muy fáciles de tragar.

- Normalmente, al tener la garganta dolorida, los niños suelen rechazar alimentos calientes los primeros días, por lo que quizá debamos inclinarnos por platos más frescos, e incluso helados y polos para adormecer la zona.

- Durante el primer día tras la operación puede recomendarse evitar los alimentos lácteos, aunque superadas las primeras 24h, los yogures no deben faltar en la dieta del niño recién operado, sobre todo debido al tratamiento antibiótico, ya que es necesario reponer su microflora intestinal. Además, al ser un producto que se conserva en refrigeración, el frío lo hace fácil de tolerar.

- Y sobre todo, no debemos olvidar mantener al niño bien hidratado, ofreciendo agua fresca de manera constante y evitando por completo las bebidas azucaradas.

Puedes leer más artículos similares a Qué puede comer un niño después de una operación de vegetaciones, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.