Lo que el flujo vaginal dice de la salud de una mujer

Qué cambios en el moco cervical son normales y cuáles son síntomas de que hay un problema de salud

El flujo vaginal de cada mujer varía dependiendo de la cantidad, color y textura. Esto depende de la manera en que las glándulas vaginales y el cuello uterino trabajan, así como de los cambios hormonales. Es completamente normal ver flujo vaginal, pues como ya sabemos este funciona todos los días llevando las células viejas que revestían a la vagina.  Sin embargo, es importante estar atentas ya que este podría señalarnos problemas en la salud. Lo que el flujo vaginal dice de la salud de una mujer.

¿Cuáles son los cambios normales en el flujo vaginal?

flujo vaginal de la mujer

El flujo vaginal, más conocido como moco cervical, es un fluido producido por el cuerpo de las mujeres que logra mantener la limpieza del aparato reproductor femenino. El moco cervical también tiene una función importante en el embarazo, ya que dependiendo el ciclo menstrual el flujo cambia para facilitar o impedir el paso de los espermatozoides al útero. Además, evita la entrada de microorganismos causantes de infecciones en nuestro aparato reproductor.

Los elementos que forman el flujo vaginal incluyen las células de la vagina y del cuello uterino, bacterias, agua, sales minerales inorgánicas, células epiteliales, leucocitos y una mezcla de glicoproteínas (moco). Generalmente el flujo vaginal es claro y no huele mal, pero esto también puede cambiar con el ciclo menstrual. Por ejemplo, el flujo puede ser más abundante y transparente cuando uno de los ovarios libera un óvulo, cuando eres sexualmente activa o cuando amamantas.

Como muchas mujeres seguramente debes preguntarte cómo puedes estar segura de cuáles son los cambios normales del flujo vaginal. Afortunadamente no es difícil reconocerlos:

- Al inicio del ciclo, comienza con poca cantidad, espeso, de color blanquecino, viscoso y con la cualidad de mantener su forma (sin elasticidad).

- A medida que avanza los días se presenta con una mayor cantidad, comienza a tornarse más líquido y alrededor de la ovulación (día 14), tendrá apariencia de  clara de huevo, será elástico y transparente.

- Poco después la secreción vuelve a ser seca y pegajosa hasta la llegada de tu menstruación.

- Cuando se seca en tu ropa interior, el flujo puede verse blanco o ligeramente amarillento y pastoso. Es importante que te familiarices con los olores, colores y cambios cíclicos típicos de tu propio flujo vaginal.

Cambios del flujo vaginal que la mujer debe tener en cuenta

cambios en el flujo vaginal

Es muy común que el flujo vaginal cambie cuando hay inicio de alguna infección por bacterias, hongos, virus o una enfermedad de transmisión sexual. Cuando esto sucede, además del cambio en el flujo, se presentan otros síntomas adicionales. Algunos incluyen:

- Ardor, picazón, enrojecimiento vaginal o hinchazón.

- Cambia a un color más verdoso, semejante al pus o grisáceo.

- El flujo se puede ver espumoso o con grumos.

- Puede existir un sangrado vaginal diferente al periodo menstrual.

- Cambios a un olor desagradable.

Es muy importante consultar a tu ginecólogo cuando notas alguno de los síntomas, pues son señales de tu cuerpo diciendo que algo no está bien y debe ser revisado por un profesional. Evita ponerte cremas o tomar medicamentos sin el consentimiento de tu médico, ¡podría generar más problemas!

Recomendaciones para evitar problemas en tu salud con el moco cervical

el moco cervical

Tenemos que cuidar el aparato reproductor femenino igual que lo hacemos con otras partes el cuerpo y para ello aquí te damos una serie de consejos:

 - Evita las duchas vaginales. El aseo exhaustivo de las partes genitales produce un desequilibrio en la microbiota vaginal, provocando eliminación de bacterias buenas, las cuales están presentes en la vagina y realizan una función importante en la prevención de infecciones.

- El aseo de tus genitales se puede realizar de una manera sencilla con jabón neutro y agua. Las infecciones muchas veces no tienen que ver con cuestión de higiene o aseo.

- Procura utilizar papel higiénico, toallas sanitarias o jabones no perfumados.

- Usa siempre protección en tus relaciones. Utilizar métodos de barrera como el preservativo evita el contagio de infecciones de transmisión sexual, como gonorrea, sífilis, tricomoniasis y algunas otras.

- Evita utilizar ropa apretada. Procura usar ropa interior de algodón.

- Intenta no permanecer con el traje de baño húmedo o con la ropa de gimnasio mucho tiempo.

- No te automediques. Si presentas síntomas siempre acude con un profesional para revisión.

- Realiza tu revisión anual con tu ginecólogo, así como tu examen de papanicolaou.

Recuerda que cualquier cambio en el color, consistencia u olor de tu flujo vaginal puede indicar alguna infección y debe ser valorado por un profesional de la salud.

Puedes leer más artículos similares a Lo que el flujo vaginal dice de la salud de una mujer, en la categoría de Ginecología en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: