Cómo saber si estoy embarazada a través del tacto vaginal

Tres factores que determinan e influyen en el crecimiento o no de la tripa o barriga de la mujer embarazada

Norma Álvarez González
Norma Álvarez González Obstetra-ginecóloga

Con todos los avances tecnológicos con los que contamos hoy en día para diagnosticar el embarazo, tenemos también una serie de signos y síntomas que nos hacen sospechar que una paciente está embarazada, y uno de los principales signos es la ausencia de regla, pero este no siempre está presente, ya que hay mujeres que, estando embarazadas continúan menstruando. En estos casos es importante que la mujer conozca su cuerpo y sospeche que pueda estar en estado, aunque continúe menstruando. ¿Cómo saber si estoy embarazada a través del tacto vaginal? Quizás para ti sea un misterio (o no), pero tu médico te sabrá decirlo al hacerte una exploración.

Signos de presunción de embarazo que se detectan con el tacto vaginal

saber si estoy embarazada con tacto vaginal

En la mujer son muchas las causas que determinan el aumento de tamaño de la panza, entre las cuales tenemos tumores uterinos, tumores de ovario, ascitis (presencia de líquido en la cavidad abdominal), el síndrome de intestino irritable y, por supuesto, el embarazo.

En el inicio del embarazo, a nivel de la panza no se visualizan muchos cambios, porque en las primeras semanas de gestación solo ocurre un engrosamiento de las paredes del útero sin cambios en cuanto a su tamaño y este permanece aún dentro de la pelvis. En esta etapa si se realiza un examen ginecológico se encontrarán varios signos de presunción de embarazo:

- Signo de Hegar. A partir de la sexta u octava semanas de embarazo, el médico al realizar el examen bimanual del útero (a través del tacto vaginal) nota si este se palpa muy blando, pastoso, elástico especialmente a nivel del istmo uterino.

- Signo de Piskacek. Al realizar el tacto bimanual se palpa una asimetría del útero con prominencia hacia el lado donde ocurrió la implantación.

- Signo de Noble-Budin. Después de las ocho primeras semanas de embarazo, debido al crecimiento del embrión, se ocupan los fondos de saco vaginales por lo que el útero se palpa redondeado, aumentado de tamaño y turgente al realizar la exploración vaginal.

- Signo de Goodell. El cuello uterino se vuelve blando con el embarazo, por lo que al realizar el tacto vía vaginal la consistencia del cuello uterino se palpa como tocar los labios, en contraste con el cuello uterino de la no embarazada que se palpa como tocarse la punta de la nariz.

- Signo de Chadwick aparece después de las seis semanas de embarazo. Según explican en el informe 'Diagnóstico clínico del embarazo. Diagnóstico biológico, inmunológico y ecográfico' el cambio más notable consiste en la aparición de una coloración violácea del epitelio cérvico-vaginal conocida como signo de Jacquemier-Chadwick. Dicho cambio tiene lugar por congestión vascular y, por tanto, puede verse en todas aquellas afecciones capaces de producirla.

Factores que influyen en el tamaño de la barriga de la embarazada

la barriga de la embarazada

Existen variaciones entre una mujer y otra en cuanto al tamaño de su panza, sin que esto implique que exista algún problema con el curso normal del embarazo. Estas variaciones están dadas principalmente por:

- Antecedentes de embarazos previos
Generalmente las que ya han tenido hijos notan el aumento de tamaño de su vientre más precozmente porque sus músculos rectos abdominales tienen menos tono, ya han sido distendidos y son más flexibles que las madres primerizas.

- La estatura de la madre
En las mujeres altas, el tamaño de la panza puede percibirse un poco menor, ya que el bebé tiene más espacio de manera longitudinal.

- Peso materno
Las mujeres obesas tienen más grasa abdominal, por lo que puede que no sea muy fácil poder palparse el útero gestante.

Una vez que el embarazo alcanza las 12 o 13 semanas (finalizando el primer trimestre y comenzando el segundo) es cuando el útero ocupa la pelvis y su fondo sobrepasa la sínfisis del pubis y puede ser palpado al tocar el vientre o la parte inferior del abdomen.

Es solo a partir de este momento cuando al estar acostada boca arriba si ejerces una leve presión sobre tu vientre, puedes sentir un pequeño bulto justo encima del pubis, o también acostándote boca abajo y realizar la misma maniobra podrás sospechar que un bebé se está desarrollando dentro de ti y deberás recurrir a tu proveedor de salud para la confirmación de un embarazo e iniciar el control prenatal.

Puedes leer más artículos similares a Cómo saber si estoy embarazada a través del tacto vaginal, en la categoría de Quedar embarazada en Guiainfantil.com.