El tamaño de la tripa en el embarazo no tiene que ver con el tamaño del bebé

Razones por las que el tamaño y forma de tu panza de embarazada no importa

Alba Caraballo Folgado

Algunas embarazadas tienen una enorme barriga en la recta final del embarazo, tanto que desafía a las leyes de la gravedad, sin embargo, otras parecen estar todavía en el ecuador de la gestación cuando ya han salido de cuentas, ¿importa el tamaño de la tripa durante el embarazo?, ¿de qué depende el tamaño de la panza de la embarazada?

De que depende el tamaño de la tripa en el embarazo

el tamaño de la barriga en el embarazo

Sobre la forma y el tamaño de la tripa hay varios cuentos y creencias populares. Las abuelas decían que si la barriga es redonda la embarazada espera niña y, si es puntiaguda, niño. Esta afirmación cuyo rigor científico es nulo, también afecta al tamaño de la tripa durante el embarazo. 

Hay quien dice el tamaño de la panza está en consonancia con el del bebé, por lo que si una mujer tiene muy poca barriga, es posible que su bebé sea pequeño y viceversa. Esta afirmación tampoco tiene ningún rigor. Si lo piensas, seguro que has conocido mujeres con enormes barrigas de embarazada cuyos bebés nacieron con un tamaño normal. 

A estas leyendas urbanas no debes darle credibilidad ninguna. De hecho, hasta el momento no se ha reconocido a nadie la habilidad de conocer el sexo del bebé con tan solo mirar la barriga de una mujer embarazada, ni siquiera matronas y obstetras que conviven a diario con ellas.

En realidad los únicos factores que influyen en el tamaño de la barriga y su forma son:

- El tamaño y forma de la barriga está en consonancia con los abdominales de la mujer. Si la mujer tiene un tono bien muscular bien definido, es posible que el bebé esté más elevado, el abdomen estará más preparado para soportar más peso. Pero, si la zona abdominal estaba flácida antes de la gestación, la barriga tenderá a estar más baja.

- También tiene relación con la altura, las mujeres altas y de cintura larga, con una gran longitud entre la parte superior de la cadera y la parte inferior de la costilla inferior, tienen mucho espacio para que su bebé crezca hacia arriba. Esto tenderá a hacer que parezca que tienen menos barriga porque su útero no se ve empujado hacia adelante.

- Primíparas o multíparas: si es tu primer embarazo, la panza tardará más tiempo en notarse, sin embargo, en segundos y posteriores embarazos, el tono muscular no es el mismo, y la barriga puede verse más caída.

- Las mujeres embarazadas de gemelos o trillizos tendrán una barriga mayor que las mujeres que solo tienen un bebé en su vientre, sin embargo, mujeres en sus segundos o terceros embarazos pueden llegar a tener la misma barriga que una mamá múltiple.

- La posición del bebé: según cómo y dónde se coloque el bebé puede hacer parecer la barriga más grande o más pequeña. 

- El embarazo desplaza los órganos, a medida que el útero crece, los intestinos pueden quedar tras él, haciendo que tu vientre se vea enorme y muy redondo. También pueden moverse hacia los lados del útero pareciendo que tu tripa está expandida. 

- La cantidad de líquido amniótico: dependiendo de la semana de embarazo en la que estés puedes producir una mayor cantidad de líquido aminótico que puede alterar la forma o tamaño de la panza.