Cambios en el flujo vaginal durante la ovulación (con imágenes)

Así es la apariencia del moco cervical antes, durante y después de la ovulación - Detectar días fértiles a través del flujo

Elba Mendoza
Elba Mendoza Ginecóloga - Obstetra

El cuerpo de la mujer sufre cambios constantemente. Es un pequeño laboratorio que nunca descansa. Con la precisión de un reloj, presenta ciclos que nos ayudan a estar alertas del estado de nuestra salud. Esta vez, en Guiainfantil.com, vamos a hablar de los cambios en el flujo vaginal durante la ovulación y de todas las alteraciones que puede presentar el moco cervical a lo largo del ciclo menstrual.

Qué es el flujo vaginal

¿Qué es el flujo vaginal?

El flujo vaginal es una segregación viscosa que fluye desde la vagina y que puede tener distinta cantidad, color e incluso un olor diferente dependiendo de la edad o la situación de la mujer, ya que en la menopausia tiende a ser menor y producir sequedad.

La vagina va a procurarse naturalmente salud e higiene y, para ello, se ayuda del flujo, el cual combina diferentes células con líquido. Su intención será lubricar y mantener limpio el tracto cervical para evitar infecciones, posibles enfermedades o crecimientos bacterianos anómalos. El flujo se puede ver alterado por diferentes factores como el calor, la excitación o las relaciones sexuales.

En situaciones normales, el flujo debe ir de lo transparente a lo blanquecino y, aunque cada persona puede manejar su estándar, vale la pena tenerlo monitoreado al acudir a una consulta con el ginecólogo. Si notas que hay un olor, color o textura que no corresponde a tu estándar o lo que es normal en tu cuerpo, trata de anotarlo para que sirva a tu médico para ofrecer un diagnóstico acertado y veloz.

Una de las funciones más comunes y útiles del flujo vaginal será determinar si estás en el momento más fértil y propicio para tener un bebé o no. Nuestro cuerpo tiene indicadores para todo.

Cambios del flujo vaginal a lo largo del ciclo menstrual

Cambios del flujo vaginal a lo largo del ciclo menstrual

El flujo vaginal de la mujer va cambiando en base al momento del ciclo menstrual en el que se encuentre. Por lo general, la apariencia del moco cervical sigue este patrón:

- Día 1 a 5: en esta fase tu flujo viene con la regla y te será indistinguible de ella. La producción de estrógeno y progesterona es baja.

- Entre el día 5 y 10: el flujo es escaso y el que llega a aparecer es sumamente viscoso hasta el punto de ser similar al engrudo. La fecundación es complicada, no es el mejor momento para hacer intentos de embarazo.

- Entre los días 10 a 14: baja la densidad del flujo y presenta una sensación parecida a la de la clara de huevo. La presencia de estrógeno en el cuerpo aumenta y con ello las posibilidades de embarazo.

- Día 14: este es el día de la ovulación y se puede notar en el flujo, pues al tomarlo con los dedos se podrá estirar bastante. En este punto, el flujo es muy líquido y su composición puede llegar a ser hasta 95 por ciento agua.

- Entre el día 14 y el 22: poco a poco el flujo gana cuerpo y vuelve a ir de lo turbio a lo espeso, esto se debe a la liberación de progesterona. Con ello la fertilidad empieza a descender poco a poco.

- Entre el día 22 y 28: Al acercarse la menstruación de nuevo, suele ser mucho menos abundante el flujo, al grado de desaparecer en algunas personas. Otras mujeres pueden presentar un flujo muy denso (de nuevo similar al engrudo).

Como puedes observar, el flujo vaginal es inherente a la salud genital de la mujer y está presente en todas las etapas de la vida. Sin embargo, en este existen cambios palpables durante la ovulación, que se produce antes de la llegada de la menstruación, y cuando es más probable que una mujer pueda quedarse embarazada porque sus dos días más fértiles suelen encontrarse en este período. No obstante, los cambios están dados a partir de los días del ciclo menstrual, por lo que si eres irregular, esto puede variar un poco.

Moco cervical durante la ovulación: ¿cómo es el flujo en los días fértiles?

El aspecto del flujo vaginal durante la ovulación. Flujo clara de huevo

En el momento de la ovulación, el flujo vaginal suele ser más abundante y, además, es el momento en el que es más efectivo a la hora de prevenir y curar enfermedades genitales. La ovulación es un proceso que se enmarca en el ciclo menstrual y que se produce en el momento en el que los óvulos se liberan de los ovarios y, desde las trompas de Falopio, se dirigen al útero. La concepción tendría lugar cuando un espermatozoide fecunda a este óvulo liberado, por lo que las probabilidades de éxito de un embarazo se multiplican a las condiciones normales. 

De esta manera, durante la ovulación la cantidad de flujo es mayor, puesto que son los catorce días posteriores al fin de la regla hasta que vuelve a aparecer la menstruación. El flujo cambia haciéndose más contundente, el olor también es más fuerte e incluso puede presentar un color más blanquecino los primeros días e ir tornando en marrón conforme pasa el tiempo hasta que la mujer experimenta la regla un mes más. 

Sin embargo, si se vuelve mucho más viscoso o durante demasiados días aparece un flujo vaginal color café o incluso verdoso, es recomendable acudir a la consulta de un ginecólogo para descartar posibles infecciones.

Moco cervical como método anticonceptivo

La ovulación y el flujo vaginal

Mucha gente utiliza el flujo y el moco cervical como método anticonceptivo. Si bien es cierto que antes hablé de fertilidad y embarazo como parte de los cambios, no lo recomiendo como un método de contracepción. A menos de ser usado en combinación con otro para aumentar su efectividad. Por otro lado, sí puede ser útil si buscas el mejor momento de tu ciclo para hacer crecer tu familia pues el flujo en un estado más líquido favorece el desplazamiento del espera por el cuello del útero.

Flujo vaginal anormal

Debemos estar al pendiente de nuestra salud vaginal y si notamos cambios significativos en el color y textura de nuestro flujo, eso indicaría la presencia de un flujo anómalo que es necesario revisar.

Si el flujo es verde o amarillo, es probable que sientas: dolor, ardor, picor o comezón en la vagina. Debes acudir de inmediato a tu médico, ya que indica que presentas una infección.

[Leer más: Infecciones vaginales en el embarazo]

Cuidados para un flujo vaginal sano

Cuidados para un flujo vaginal sano

Para mantener un flujo vaginal sano, puedes tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

- Usa productos para higiene íntima que no tengan perfumes, lo más recomendable es el jabón neutro.

- No uses pantalones demasiado ajustados ya que pueden causan irritaciones y rozaduras.

- Protégete al tener actividad sexual (preservativo).

- Mantén seca y limpia tu zona íntima.

- Evita las duchas vaginales.

- Usa ropa interior de algodón.

- Si tomas antibióticos y notas anormalidades en tu área genital, es necesario comentarlo en una cita ginecológica.

¿Te ha sido de utilidad este artículo? ¡Déjanos tus comentarios! ¡Te leemos!

Puedes leer más artículos similares a Cambios en el flujo vaginal durante la ovulación (con imágenes), en la categoría de Ginecología en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: