Cómo estimular el lenguaje en los niños pequeños

10 fantásticos consejos para incentivar el habla en los bebés

Elena Cabeza Pereiro
Elena Cabeza Pereiro Logopeda infantil

Desde el nacimiento, el niño realiza una serie de conductas que se consideran previas al lenguaje (gritos, gestos, vocalizaciones, llanto, balbuceos, tarareos…) que constituyen la base para su futuro desarrollo lingüístico.

A partir de este momento el niño desarrollará sus conductas comunicativas que harán más fácil la aparición del lenguaje oral a través de la interacción con sus figuras de referencia. Por ello, podemos considerar que los padres son los motores principales en el desarrollo del lenguaje oral de sus hijos. Por eso, te conviene repasar estos consejos sobre cómo estimular el lenguaje en los niños pequeños. 

10 consejos para estimular el lenguaje en los niños pequeños

Cómo estimular el lenguaje en los niños pequeños

Os presentamos una serie de recomendaciones para estimular el lenguaje oral del bebé:

1. Aprovecha situaciones cotidianas para estimular el lenguaje: en las comidas, en el baño, en los juegos, yendo al cole, en el parque…

2. Cuando hables con él, mírale a la cara y fomenta el contacto ocular. Éste es muy importante para la futura comprensión de las emociones, de los gestos del otro y de los estados de ánimo del interlocutor.

3. Es recomendable marcar bien la entonación, cantarle canciones, utilizar un tono suave, modular la voz dependiendo de la situación comunicativa.

4. Imita y responde a sus vocalizaciones y sonidos de manera que establezcas con él una “conversación” que le animará a seguir comunicándose contigo.

5. No pierdas nunca de vista que la comprensión se desarrolla antes que la expresión en el lenguaje. Nombra imágenes mientras le lees un cuento, intenta que las señale aun cuando no haya aparecido el lenguaje. Dale consignas sencillas y enséñale a llevarlas a cabo: dame, toma, levántate, abre, cierra, ven…

6. Aprovecha situaciones cotidianas para nombrar las cosas del baño, las partes del cuerpo, los objetos de la cocina, lo que vemos cuando vamos al cole o a casa de los abuelos…

7. Es muy importante tener presente que el lenguaje se desarrolla a través del juego y de su uso, es decir, de la interacción con los iguales. Lenguaje y juego van siempre de la mano.

8. Haz un repaso de lo que hace durante el día o días anteriores. Ordena las actividades y establece una secuencia ordenada en el tiempo.

9. Fomenta en ellos una escucha activa, la comprensión de lo que se les dice y la espera a que el interlocutor termine de hablar para entender lo que se les pide o dice.

10. No podemos olvidar también que la motivación es el motor del aprendizaje, juega con el niño, preséntale actividades divertidas, utiliza reforzadores que sabes que le gustan como los personajes de su serie favorita, una canción que le guste…