Relación de dermatitis atópica en niños con estrés, alergias y alimentación

La terapia más eficaz para tratar esta enfermedad de la piel en niños es el cuidado adecuado de la misma

Diana Juárez

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo. Además de ser la barrera entre una persona y su entorno, la piel nos sirve para proteger, recibir estímulos externos y, aunque parezca primitivo, comunicarnos con nuestro exterior (¡como los pulpos!). Aunado a una mejoría progresiva en el estado de salud de la población en general, la aparición de enfermedades sistémicas y que se asocian a la presencia de alergias, intolerancias alimentarias y respuestas al estrés han ido en aumento, y la dermatitis atópica es un claro ejemplo de ello. ¿Qué relación existe entre la dermatitis atópica, el estrés, las alergias y la alimentación? ¡Veamos punto por punto cada uno de estos aspectos!

Qué relación hay entre la dermatitis atópica y las alergias infantiles

dermatitis y alergias en niños

Del 15 al 30% de los niños tienen dermatitis atópica. Mucho más allá de los problemas estéticos que les puede ocasionar, las verdaderas molestias relacionadas con el prurito (o picor) y la irritabilidad que ello puede condicionar pueden llegar a cambiar el carácter de un niño, llegando, en los casos más graves, a ser causa de alteraciones en el sueño, déficit de atención y detención del crecimiento.

Como ya se ha hablado en otros artículos, la genética juega un factor muy importante en la aparición de alergias en general y dermatitis atópica en particular. Sin embargo, también se suele diagnosticar frecuentemente dermatitis atópica o eccema en niños que no tienen antecedentes de alergia ni en la familia ni propios (o al menos, eso pareciera).

Las alergias son la causa orgánica que más se ha comprobado que pueden ocasionar alteraciones de la piel, por lo que es importante evitar la exposición temprana a alérgenos (lociones, suavizantes, tejidos sintéticos o productos para la piel de los bebés) en aquellos niños que tengan una historia familiar de alergias.

Para el diagnóstico de la dermatitis por contacto alérgica, según se explica en el informe 'Dermatitis por contacto', realizado por E. Fonseca Capdevila, se utilizan las pruebas epicutáneas o del parche, consistentes en la aplicación de los supuestos alérgenos responsables sobre la piel del paciente. Aunque en determinadas situaciones se emplean pruebas abiertas y otras modalidades, lo más común es mantener las sustancias investigadas en contacto con la piel durante 48 horas, empleando apósitos o recipientes adecuados. Pasado este tiempo se retiran los alérgenos y se evalúa la respuesta al cabo de 1/2-1 hora, evaluación que se repite a las 72-96 horas. La respuesta positiva implica una reacción eccematosa en la zona de aplicación y su periferia

Cómo influye la alimentación en la aparición de episodios de dermatitis en niños

la dermatitis y la alimentación

Aunque una intolerancia alimenticia (ni siquiera una intoxicación) es causante de dermatitis atópica per se, ofrecer de manera reiterada alimentos que puedan haber causado una reacción de la piel o incluso otras como diarrea, vómito, aumento de los cólicos puede predisponer a tener atopia (hace referencia a la forma que tienen ciertas personas de reaccionar excesivamente ante sustancias o estímulos ambientales).

Esto sucede por un aumento en las hormonas de estrés y de reacción aguda, que también generan alteraciones en el equilibrio de pH de la piel, la flora bacteriana y en última instancia su integridad inmunológica. Sin embargo, es importante enfatizar que este mecanismo no se ha demostrado y que es un mecanismo pendiente de estudiar.

[Leer más: Alimentos prohibidos en niños con dermatitis atópica]

Aunque no hay nada cierto al 100%, existen algunos alimentos que son más indicados para pacientes con dermatitis atópica y también se ha señalado algunos que se deben evitar. En el primer grupo estarían los ácidos grasos omega 3 (presente en salmón, atún, aceites vegetales) y en frutas y hortalizas ricas en vitamina A (zanahorias, calabaza, mandarinas, melón o sandía) que ayudan a mejorar el estado de la piel. Por otro lado en el segundo apartado se sitúan verduras como el tomate o alimentos como el cacao o el café y el abuso de harinas refinadas porque aumenta la sensación de picor.

Dermatitis y estrés: ¿causa-efecto? ¿o a la inversa?

dermatitis y alergia en niños

Si bien es verdad que la dermatitis atópica suele diagnosticarse en niños o familias propensas al estrés, es difícil establecer qué sucedió primero: si los factores estresantes o si es que la atopia desencadena una respuesta de estrés en el organismo. Después de todo, seguir con la vida con una molestia permanente, no tiene porque ser fácil. Es aquí donde radica la importancia de seguir estudiando los factores que se pueden relacionar con estos brotes de atopia, y tratar esta condición como una alteración multisistémica y con potenciales complicaciones a futuro.

En conclusión, la terapia más eficaz para tratar la dermatitis atópica es el cuidado adecuado de la piel: una buena hidratación, protección contra agentes externos, evitar el exceso de limpieza (y con esto el desequilibrio en la microbiota de la piel) y la aplicación por largos periodos de soluciones 'express' que solo enmascaran por unos días la reacción, como los corticoides.

Es importante detectar y evitar los factores que la puedan desencadenar, tales como la exposición a algún tejido o detergente o el estrés ocasionado por factores intrínsecos (enfermedades recurrentes, dolor crónico) o externos (falta de rutinas, dinámicas socio-familiares inadecuadas).

Puedes leer más artículos similares a Relación de dermatitis atópica en niños con estrés, alergias y alimentación, en la categoría de Cuidados de la Piel en Guiainfantil.com.