Cómo evoluciona la forma de dormir de bebés y niños según crecen

El sueño infantil es evolutivo y, por tanto, cambia según la edad de tus hijos

Olga Sesé
Olga Sesé Coach del sueño infantil

La falta de sueño de un bebé o niño tiene consecuencias para su salud física y mental, pero también repercute en el bienestar de toda la familia. A todos los padres nos gustaría que nuestros hijos e hijas durmieran toda la noche del tirón. Sin embargo, no podemos olvidar que la forma de dormir de los bebés y de los niños va evolucionando según crecen. ¿Cómo es este cambio en el sueño infantil y cuántas horas podemos esperar que los bebés y niños duerman?

Para resolver todas estas dudas que mantienen en vela (en todos los sentidos) a los padres, hemos hablado con la coach del sueño Olga Sesé.

El sueño infantil evoluciona según los bebés y niños crecen

La forma de dormir de bebés y niños

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el sueño es evolutivo, lo que significa que va cambiando según la edad del niño. En cierto sentido, los bebés tienen que 'aprender' a dormir y, por tanto, no podemos esperar que un bebé de 3 meses duerma de la misma forma y el mismo tiempo que un niño de 6 años. Las necesidades de uno y otro son muy diferentes y, por tanto, el sueño de ambos tampoco puede ser igual.

Seguro que alguna vez has escuchado hablar del ritmo circadiano, el reloj biológico que, entre otras cosas, determina los patrones de sueño al controlar cuánta melatonina (la hormona que nos ayuda a relajarnos) y cortisol (la hormona del estrés) segregamos.

Los bebés de menos de 4 meses aún no tienen en funcionamiento estos ritmos circadianos, por lo que su forma de dormir resulta muy caótica. Este reloj (que se regula a través de la luz solar) no les está marcando cuándo tienen que dormir y cuándo no. Al no saber distinguir cuándo es de día y cuándo es de noche, no siguen los patrones de sueño, que tendrán que desarrollarse más tarde.

Así evoluciona la forma de dormir de tus hijos según crecen

Antes de los 4 meses, los bebés duermen y se despiertan por otros motivos como, por ejemplo, porque tienen hambre. De esta forma, los ciclos de sueño en los bebés más pequeños suele ser de unos 40 o 50 minutos.

Sin embargo, a partir de los 4 meses el sueño comienza a 'ordenarse', porque empiezan a funcionar los ritmos circadianos y los niños empiezan a pasar por hasta cinco fases de sueño (cuatro de ellas son no REM y una de ellas es REM). Estos ciclos de sueño se alargan hasta los 90 o 120 minutos.

Este es el momento en el que debemos ir estableciendo y planificando unos patrones de sueño, para 'enseñar' al niño a dormir. A partir de ahí, según los niños van creciendo, las horas de sueño diario van disminuyendo, mientras que el sueño nocturno se mantiene más estable. Pero, ¿en qué medida?

Cuántas horas necesitan dormir los niños según su edad

Horas de sueño infantil según la edad

Cuando un niño no duerme todo el tiempo que necesita, se siente más irritable, le cuesta más concentrarse, tiene menos ganas de jugar, su rendimiento escolar puede ser más deficiente... Pero, ¿cuántas horas de sueño necesitan los niños según van creciendo, teniendo en cuenta su edad? Acudimos a la Asociación Americana de Pediatría y a la experta en sueño Olga Sesé para descubrirlo.

- Las horas de sueño de un bebé recién nacido, como acabamos de ver, resultan muy caóticas. Necesitan dormir mucho tiempo, tanto por el día como por la noche, pues aún tienen mucho que desarrollarse. Esto significa que pueden llegar a dormir, incluso, más de 7 horas de sueño nocturno y 7 horas de sueño diurno.

- Cuando hablamos de bebés entre los 4 y los 12 meses, podemos establecer que necesitan dormir entre 12 y 16 horas, incluyendo las siestas. A los 4 o 5 meses, los niños necesitan unas 4 horas de sueño por el día, que se suelen repartir en 3 siestas. A partir de los 6 meses, se suele hacer la transición a dos siestas diarias (que suelen sumar unas 3 horas de sueño diario).

[Leer +: Las crisis de sueño en bebés entre 4 y 7 meses]

- Al tener 1 o 2 años, los niños necesitan entre 11 y 14 horas de sueño, incluyendo las siestas. Por lo general, a esta edad se suele reducir el número de siestas a una, lo que haría necesario entre 2 y 1,30 horas de sueño diario.

- Entre los 3 y los 5 años, los niños necesitan entre 10 y 13 horas de sueño nocturno y diurno. Solo suelen dormir una siesta al día.

- En la franja de edad de los 6 a los 12 años, el sueño infantil se reduce a entre 9 y 12 horas diarias.

- Y, si hablamos de los adolescentes, ellos necesitan entre 8 y 10 horas de sueño cada día. Aunque los niños de esta edad ya sean mayores, es importante que les transmitamos la necesidad de dormir todas estas horas. Y es que, como indica el estudio 'School Start Times for Adolescents' publicado en American Academy of Pediatrics, se han observado un preocupante aumento de casos de adolescentes con falta de sueño crónica, con las consecuencias que esto tiene para su salud presente y futura.

Algunos consejos para mejorar la forma de dormir de los niños

Buenos hábitos de sueño para niños

Los mejores aliados para el descanso infantil son los hábitos de sueño. Estos deben establecerse desde que son muy bebés, a partir de los 4 meses cuando, como ya hemos analizado, la forma de dormir tiende a ordenarse. Por eso, a continuación te damos una serie de consejos que podrían ayudarte a que tus hijos o hijas duerman mejor:

- Establecer horarios
Debemos acostumbrar a los niños a que se despierten y acuesten todos los días a la misma hora. De esta forma, además, les ayudaremos a dormir las horas que necesitan según su edad.

- Tener unos rituales para dormir
Cuando repetimos las mismas rutinas antes de acostar a los niños, conseguimos que vayan relajándose y predisponiéndose a dormir. Una buena rutina podría ser, por ejemplo, un baño relajante antes de cenar, un rato de juego tranquilo, lectura de un cuento y dormir.

- Antes de dormir, nada de televisión o móvil
La luz que proviene de los dispositivos con pantalla no permite que el niño se relaje. Por eso, antes de dormir es mejor charlar un rato en familia o leer un libro.

- Preparar la habitación para el sueño
Asegurarnos de que el cuarto está a una buena temperatura y ventilado, sin luz ni ruidos.

Puedes leer más artículos similares a Cómo evoluciona la forma de dormir de bebés y niños según crecen, en la categoría de Sueño infantil en Guiainfantil.com.