Masaje musical en el agua para embarazadas

Los beneficios y las ventajas del masaje acuático para la mujer embarazada

Déjate llevar e imagínate a ti misma flotando tumbada con tu barriga en una piscina, con el cuerpo sumergido hasta las orejas en agua caliente, mientras escuchas tu música favorita. Así es el nuevo masaje musical subacuático para embarazadas, una experiencia sensorial muy gratificante, que predispone el cuerpo al descanso y que podría compararse al estado de pre-sueño que aparece al llegar a la cama.

No obstante, esta experiencia sensorial va mucho más lejos, ya que establece una conexión con la vida prenatal, pues durante los nueve meses de gestación vivimos en un universo subacuático sonoro: el líquido amniótico. La dimensión subjetiva de la música se propaga dentro de nuestro cuerpo en forma de masaje porque las formas vibratorias de la señal sonora se desplazan utilizando los líquidos intercelulares. Este masaje favorece una relajación corporal, que alcanza también a la mente gracias al efecto de diversión que produce la escucha musical.

Masaje musical acuático: bienestar para la mamá y el bebé

Masaje en el agua para embarazadas

El potencial terapéutico de la música en el masaje subacuático se consigue gracias a un altavoz capaz de restituir bajo el agua un ancho de banda audible sin deformación de entre 100 y 16.000 Hz y a una selección musical que agrade a la embarazada que está inmersa en el agua. La relajación y la liberación de tensiones empiezan a desarrollarse mediante el masaje interior que la música ejerce y que se desplaza a través de los líquidos intercelulares. Precisamente, uno de los objetivos del masaje musical subacuático es proporcionar bienestar. La creación musical nos ayuda a regular las tensiones internas y tiene un efecto calmante y ansiolítico sobre nuestro sentido del humor, y el masaje libera de la agresividad y el cansancio acumulado.

Durante el embarazo, el feto se desarrolla en un ambiente lleno de sonidos que van desde la voz de la madre hasta los latidos de su corazón. El principal objetivo del masaje musical subacuático prenatal es buscar un estado de armonización entre la mamá y el bebé. Mientras que el bebé descansa dentro del saco amniótico, rodeado de agua, la madre lo hará dentro de una piscina a 33 grados de temperatura, donde resonarán las vibraciones musicales elegidas, al mismo tiempo que lo harán también en el interior del cuerpo de la madre y en el líquido amniótico donde está el bebé. La diversidad de melodías permite mover el diafragma hacia el útero creando ritmo y balanceo. Esta armonización desarrolla una serie de cambios beneficiosos tanto para mamá como para el bebé entre los que destacan la elaboración de sensaciones y emociones propias de esta etapa, la toma de conciencia y aceptación de los cambios corporales, del desarrollo físico y emocional del bebé y la construcción de un vínculo sano con su hijo.

Música y color en tu embarazo

Con el entrenamiento maternal en el agua, la embarazada consigue desarrollar una mayor capacidad de autocontrol, que le permite vivir un embarazo saludable y un parto más fluido. Noemi Suriol, directora del Método Lenoarmi, de Barcelona, reconoce que "como complemento, la embarazada se puede relajar mejor si se deja llevar en el agua y permanece en estado de flotación con ayuda de elementos externos como la música y la visualización de colores. Por este motivo, recientemente, hemos incluido el masaje musical en el agua, para que sea todo el cuerpo el que reciba las vibraciones de los sonidos, no sólo el sistema auditivo y, la cromoterapia para conseguir una experiencia global. La idea ha sido reemplazar la acción de las burbujas de aire y de las corrientes de agua sobre el cuerpo humano que emplea el jacuzzi, por la música y enriquecer la experiencia sensorial con cromoterapia".

Beneficios de la inmersión en el agua para el embarazo

El medio acuático es ideal para entrar en contacto con tu bebé. En el agua, la embarazada puede relajarse mejor y realizar movimientos sin sentir el peso de su cuerpo. Debido al estado de desgravitación que proporciona el agua, la futura mamá se siente más ligera, sus movimientos son más fluidos y sin impactos a nivel articular. De este modo, es más fácil conseguir una buena tonificación muscular, cogiendo fondo y resistencia a la vez. El entrenamiento en el agua consigue armonizar el movimiento y el estado físico de la madre con las necesidades del bebé. Entre sus principales beneficios destacan:

1. Previene y elimina las piernas pesadas

2. Mejora los problemas de circulación

3. Alivia los dolores de espalda, especialmente las molestias lumbares

4. Reequilibra el cuerpo y mejora la posición postural

5. Mejora el aporte de oxígeno al bebé

6. Tonifica la musculatura

7. Relaja el sistema nervioso

8. Establece un vínculo afectivo con el bebé antes de nacer

Marisol Nuevo