Las malas influencias de los niños

Qué hacer ante la influencia negativa de los amigos de nuestros hijos

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Los hijos a veces escogen mal a los amigos pese a nuestras advertencias y aunque nos haga preocuparnos mucho si actúas de mala manera sólo lograrás que tu hijo se aleje de ti, sobre todo en la etapa de la adolescencia cuando las amistades juegan un papel tan importante para el desarrollo social de los hijos, y que para ellos en ese momento son lo más importante.

Pero ¿qué es una mala compañía? Los padres consideramos malas compañías que nuestros hijos frecuenten personas de su edad que tienen costumbres y pensamientos que son incompatibles con la moral de la familia o con los valores que en casa se transmiten. 

Quiénes son malas influencias en nuestros hijos

Niños pelean

Cuando los niños son pequeños las malas influencias son niños que incitan a nuestros hijos a hacer cosas que no deben, a hablar mal, les dicen cosas groseras, les hacen que bajen el rendimiento escolar, etc. Estoy segura que si sigues pensando seguirás encontrando ejemplos que dejen claro qué es una mala influencia. 

Y es que desde que los niños son bien pequeños los amigos influyen en ellos y en su comportamiento. Es cierto que los padres no pueden proteger al 100% a sus hijos sobre esta influencia sobre todo si viene de la escuela, pero existirán algunos pasos que podréis seguir para que no le haga tanto mal.

Qué pueden hacer los padres ante las malas influencias de los niños

Normalmente cuando los niños se dejan llevar por las malas influencias puede ser porque les falta confianza en sí mismos, autoestima, por compañerismo o simplemente por llamar la atención. Sea cuál sea el motivo los padres deberán estar atentos para evitar que esto ocurra, por este motivo hoy te propongo algunas ideas para afrontar esta situación.

1. Crea un buen vínculo afectivo con tus hijos y mantén una buena confianza basada en la comunicación y el respeto. De este modo si tiene problemas recurrirá a vosotros antes que a nadie cuando se sienta en problemas.

2. Ayúdale a entender qué es y por qué existen las malas influencias (pero sin personalizar y sin decir quién te parece una mala influencia). De esta manera tus hijos estarán más capacitados para resistir las malas influencias.

3. Realizad actividades en familia de forma regular para crear un ambiente cálido entre vosotros, es importante realizar esto desde que los niños son muy pequeños.

4. Influye positivamente en las amistades de tus hijos e invita a modelos adecuados a jugar con tu hijo o a que pase tiempo en grupos de niños que sean buenos ejemplos para él.

5. Hazle ver a tu hijo que te importa todo lo que le ocurre y con quién se relaciona, por este motivo interésate por conocer a los amigos de tus hijos y a sus padres para tener una buena relación o una relación cordial.

6. Debes saber cuándo tu hijo está fuera de casa dónde está y con quién está.

7. Nunca critiques a los amigos de tus hijos ni tampoco le prohíbas ir con ellos porque sólo conseguirás que tu hijo se enfade contigo y se aleje emocionalmente de ti, pero continuará con las amistades.

¿Qué harías tú en caso de que tu hijo frecuentara malas influencias?