Actividades para aplicar el método Montessori en casa con los niños

Cómo educar a los hijos según la filosofía de María Montessori

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

María Montessori fue una pedagoga, profesora, educadora y psicóloga entre otros méritos que dejó como legado un método y filosofía educativa seguido con admiración por millones de personas en el mundo. 

Se basa principalmente en el respeto al niño y en la confianza en sus habilidades. El método Montesorri consiste en observar al niño y crear el entorno adecuado para que pueda desarrollar su máximo potencial. Y es que cada niño es diferente por lo que se favorece el aprendizaje de forma autónoma a medida que desarrolla sus capacidades.

7 formas de aplicar la filosofía Montessori en casa

Educación Montessori en casa

La pedagogía Montessori se aplica en algunas escuelas, sin embargo, en casa los padres también podemos poner en práctica y beneficiarnos de sus métodos educativos. En Guiainfantil.com te proponemos estas actividades para fomentar la autonomía y el aprendizaje del niño según el método Montessori.

1- Rincones de juegos: debemos crear espacios delimitados, en la medida de lo posible en la que el niño tenga sus libros en una zona, por si quiere leer, sus juguetes en otra por si quiere jugar, o una mesa con material para pintar o manipular. Es importante que orientemos al niño para que termine una actividad antes de comenzar la siguiente. Y todo ha de estar al alcance de su mano para poder gestionarlo sin la ayuda de un adulto.

2- Estimulación sensorial: debemos familiarizar al niño con diferentes texturas, tamaños y formas. Elementos como la madera o la tela ayudan al niño a despertar sus sentidos y a percibir el calor, peso o sonido. El plástico en la filosofía Montessori no es un material muy utilizado ya que transmite poca información a los niños.

3- Períodos sensibles: se refiere a la capacidad de absorber conocimientos de los niños y aprenderlos casi sin esfuerzo. Los niños hasta los 3 años tienen una fuerte tendencia al orden, exponerles pues a rutinas de organización y recogida de sus materiales hará que asimilen ese concepto de forma sencilla. Podemos facilitarles la tarea con cestas o cajas de juguetes.

4- Autonomía personal: para que el niño pueda colaborar en las tareas de casa e ir ganando autonomía es necesario adaptar el entorno a ellos. Por ejemplo, colocar vasos a su altura, para que pueda tomarlos y beber si tiene sed. También podemos poner la ropa, libros, material de higiene a su alcance para que puedan ir realizando sus tareas ellos solos.

5- La vida práctica: podemos estimular a los niños para que hagan actividades de la vida diaria como preparar una receta, arreglar la casa, cuidar las plantas. Para ello debemos proporcionarles utensilios adaptados a tu tamaño. Los niños aprenden rápido a realizarlas y suelen dedicar gran empeño en esas actividades.

6- Confianza: para que el niño gane confianza en sí mismo y tenga una buena autoestima es necesario animarle y aplaudirle en sus logros.

7- Evitar premios y castigos: no se debe recompensar la buena conducta ni castigar la mala. El niño ha de aprender que ha de hacer las cosas por la satisfacción que proporciona hacerlas y no para obtener un premio. De la misma manera, en lugar del castigo, se trabaja la consecuencia educativa, es decir, en lugar de prohibir, enseñar lo que ocurre con las malas acciones.  

En cada unas de las actividades que realicemos en casa tenemos que tener en cuenta lo que se conoce como 'control de error', es decir, dejar al niño el espacio para que se de cuenta de si lo ha hecho correctamente o no sin que le corrijamos.