20 semanas de embarazo

Semana 20 de embarazo. La evolución del embarazo y el desarrollo del bebé en la semana veinte de gestación

Llevas semanas esperando este momento, estás en la semana veinte de gestación y tu ginecólogo te realizarla otra ecografía en la que entre otras cosas te dirá, si aun no lo sabes, el sexo de tu bebé. El feto cada vez es más grande y en próximas ecografías sólo podrás verle por partes, aprovecha este momento para preguntar a tu médico todo aquello que te preocupa o sobre lo que sientes curiosidad. 

Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada

Cambios en el cuerpo en la semana veinte de embarazo

En la semana 20 de embarazo, el crecimiento del abdomen es uno de los cambios más significativos y visibles del embarazo. En la semana veinte de embarazo, tu útero ha crecido hasta situarse a la altura del ombligo. El útero es  un músculo en forma de pera que alberga al bebé a lo largo de toda la gestación. Aumenta diez veces su peso a lo largo de todo el embarazo, desde los 60 u 80 gramos a los 1000 o 1200 gramos.

Después del parto, el útero regresa poco a poco al estado previo al embarazo, te costará unos meses recuperar la figura, han sido muchas semanas de estiramiento y que tu cuerpo vuelva a su ser no será algo inmediato. 

Podrías sentir mareos al levantarte de una silla o de la cama de forma rápida, se debe a bajadas en la presión arterial y se denomina hipotensión. Es normal padecer estos mareos en el segundo trimestre de embarazo y podrías comenzar a sentirlos ahora que estás en tu semana 20 de gestación.

Puede que no soportes el olor de ciertos perfumes o te resulten desagradables los olores de algunos alimentos. Durante el embarazo se suele producir una hipersensibilidad olfativa. No te preocupes, tu olfato volverá a ser el mismo cuando des a luz.

Desarrollo y evolución del bebé en el embarazo

Desarrollo del bebé en la semana 20 de embarazo

Tu bebé tiene 18 semanas de vida, mide alrededor de 22 centímetros y pesa entre 300 y 330 gramos. Su piel, recubierta de una capa parecida a la cera llamada vérnix caseosa, se vuelve más gruesa. Es capaz de oír los sonidos que le llegan desde el exterior y los de tu propio cuerpo como tu corazón o tu respiración. Muchas mamás optan por poner melodías a sus bebés o música clásica ya que hay estudios que indican que son muy receptivos a ciertos sonidos.

Los pulmones siguen evolucionando pero todavía no serían capaces de funcionar fuera del útero materno. Esta semana te realizarán la ecografía de la semana 20 de embarazo. Es una de las más deseadas por las embarazadas ya que se descartan o diagnostican posibles malformaciones y además, si lo deseas podrás saber el sexo de tu bebé. Esta ecografía suele realizarse en 2D, sin embargo, algunos centros privados optan por el 3D y 4D. El médico te dirá el tamaño de tu bebé, su peso aproximado y esucharás el latido de su corazón.

La salud y las emociones durante el embarazo

La mayor parte de embarazos se consideran de bajo riesgo y la embarazada vive esta etapa con buena salud y sin grandes problemas. Sin embargo, hay embarazos denominados de alto riesgo porque existen complicaciones para la madre o para el bebé: preclampsia, diabetes gestacional, placenta previa, rotura de membranas, obesidad, antecedentes de nacimiento con defecto congénito.

En todos estos casos el embarazo será seguido por el médico de forma más frecuente en consulta y podrían ser recomendadas otras pruebas adicionales. Los ginecólogos suelen recomendar en los embarazos de alto riesgo reposo, seguimiento de la dieta o tratamiento con medicamentos.

Todos los cambios que has experimentado desde el principio hasta ahora, en la semana veinte de embarazo, pueden hacer aumentar tu nivel de estrés. Si estás estresada podrías notar irritabilidad, ansiedad, palpitaciones o mayor predisposición para padecer catarros.

Es importante que estés tranquila, existen estudios que dicen que la madre puede trasladar al bebé el estrés, por ello debes llevar un ritmo de vida más calmado, descansar, realizar ejercicios de respiracion y expiración para tranquilizarte, compartir tus preocupaciones con familiares y con la pareja o hacer ejercicio físico. 

Podrías sentir un dolor en la parte baja del abdomen, en concreto en el ligamento redondo, está provocado por el crecimiento del útero ya que los ligamentos se alargan y adelgazan produciento esta molestia. Trata de descansar o de cambiar de postura para aliviar el dolor. 

Dieta y alimentación para la embarazada

Dieta en la semana 20 de embarazo

Las vitaminas son muy importantes durante todo el embarazo ya que ayudarán al desarrollo y crecimiento del bebé. Si llevas una dieta equilibrada y variada incluyendo todos los grupos de alimentos, y comes entre 2 y 4 piezas de fruta al día, cubres el aporte necesario de vitaminas. Debes saber que las vitaminas del grupo B son básicas para el funcionamiento del cerebro.

Los huesos en formación de tu bebé también necesitarán que ingieras el suficiente calcio a lo largo de las cuarenta semanas de gestación. Si no lo haces, el bebé absorverá tus reservas de calcio y podrías tener problemas de salud como osteoporosis o tus dientes podrían sufrir una descalcificación.

Deberías tomar unos 1200 mg diarios de calcio que podrás obtener si bebes alrededor de un litro de leche al día. Si te resulta difícil tomar tanta leche al día puedes alternarlo con yogures, quesos e incluso otros productos como avellanas almendras o nueces.

Puede que estés sufriendo los incómodos ardores del embarazo, trata de no hacer comidas copiosas, no te acuestes inmediatamente después de cenar y mastica bien los alimentos.

Curiosidades en la semana 20 de embarazo

Si llevas un embarazo normal y el médico no te lo ha contraindicado, puedes mantener relaciones sexuales durante todo el embarazo. El bebé se encuentra protegido dentro del útero y rodeado de líquido amniótico y no podrás causarle ningún daño. 

Si en la semana 20 de gestación notas que te sangra la nariz o las encías de manera más frecuente que antes del embarazo no te preocupes. Tu volumen de sangre es muy superior, sin embargo, si el sangrado es abundante, consúltalo con tu ginecólogo. 

Amigos o familiares recurren siempre a las mismas preguntas al saber del embarazo: ¿qué nombre le pondrás?, ¿prefieres niño o niña?, ¿dónde darás a luz? Puede que prefieras no contestar a algunas de las preguntas, pero no te sientas agobiada, explica de forma natural que prefieres guardarte esa parte para ti y tu pareja.