Trucos para controlar el hambre en el embarazo

Cómo conseguir no pasarse con la comida durante la gestación

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Atrás quedaron los tiempos de 'comer por dos'. El embarazo es un proceso muy bonito que requiere una serie de cuidados especiales antes de que nazca el bebé, por lo que también es necesario cuidar lo que come la futura mamá durante los nueve meses de gestación. 

Para ello, es necesario que conozcamos trucos para mantener el peso durante la gestación, y también una serie de trucos para controlar el hambre en el embarazo

La dieta equilibrada en el embarazo

El hambre en el embarazo

Engordar lo menos posible durante el embarazo es necesario para que la madre se mantenga con energía y el bebé crezca sano y fuerte en el vientre materno. Abusar de las grasas o de alimentos que puedan hacer que la embarazada suba mucho de peso no es positivo para el proceso gestacional. No se trata de hacer una dieta, sino de llevar una vida equilibrada en cuestiones de salud y alimentación. 

En este sentido, es recomendable no abusar de la carne o snacks que sacian el hambre pero que aportan calorías negativos al organismo. Llevar una vida equilibrada en frutas, verduras, carnes blancas o alimentos desnatados será una buena opción, además de que es necesario el omega3, y las vitaminas para el desarrollo del bebé. 

Consejos para controlar el hambre en el embarazo

Pero si lo que le pasa a la embarazada es que tiene un hambre difícil de controlar, lo mejor es que sepa cómo poder hacer frente a la sensación de querer comer mucho más de lo recomendable. 

1. Un buen desayuno: No es un mito que el desayuno es la comida más importante del día. Si se hace en condiciones, es decir, abundante y variada: lácteos, cereales, fruta e incluso pan integral con pavo si nos apetece algo más contundente, el hambre que se siente a lo largo del día es mucho menor, ya que se cuenta con energía desde primera hora.  

2. Alimentos sanos entre horas: Probablemente el hambre que se siente en el embarazo tiene más que ver en líneas generales con dulces o incluso alimentos salados concretos, pero lo mejor para mantener estos snacks a raya es 'picar' entre horas con productos sanos, como las frutas o los yogures desnatados. 

3. Hidratación: Beber agua y zumos es muy importante, y también consigue hacer que la sensación de hambre disminuya cuando no es la hora de comer, ni de merendar ni de cenar. Por ello, los líquidos deben estar presentes en estos trucos, porque además ayudarán a que no se retengan líquidos y se luzca una buena piel

4. Cenas tempranas: No es necesario alargar el momento de la cena hasta bien entrada la noche, sino que es más recomendable el concepto 'merienda-cena' para que el hambre no se extienda y la embarazada se sienta saciada y haya hecho la digestión antes de dormir.