Beneficios de los juegos de mesa para niños

Tipos de juegos de mesa

El tiempo de ocio de nuestros hijos es algo que deberíamos cuidar con esmero. Jugar y divertirse es uno de los Derechos de Niño, una necesidad de la que no podemos privar a ningún niño. Si bien, el deporte se sitúa como una de las actividades principales en las horas de ocio de los niños, hay otras formas de que los niños se entretengan.

Reivindicamos el papel esencial de los juegos de mesa en la infancia de cualquier niño. No es necesario desterrar para siempre la consola o la tableta, pero no estaría mal transmitir a los niños el placer de los juegos tradicionales, de esos juegos de mesa con los que llenar tardes enteras.

Beneficios de los juegos de mesa para niños

Niños juegan en la mesa

Siempre estamos alabando los beneficios del ejercicio físico para los niños. Y lo seguiremos haciendo, pero tampoco podemos descuidar su desarrollo mental y eso lo podemos hacer gracias a los juegos de mesa. Los juegos de mesa para niños ayudan al desarrollo psicológico y emocional del niño, le enseñan a relacionarse con los demás y son una buena forma de pasar un rato divertido toda la familia.

Los juegos de mesa son ideales para esas tardes de lluvia cuando no se puede jugar al aire libre. Son juego muy diversos que estimulan diversos aspectos de la personalidad del niño, como la paciencia, la concentración, la lógica, la capacidad de deducción, la tolerancia a la frustración y saber aceptar la derrota en el juego limpio.

Debido a la gran cantidad de juegos de mesa que podemos ofrecer a los niños, pensamos que este tipo de juegos son los mejores juguetes para regalar a un niño de los que además puede disfrutar toda la familia unida. Nos preparamos para una divertida jornada alrededor de una mesa jugando sin parar.

Tipos de juegos de mesa para niños

Hay muchos tipos de juegos de mesa, los hay para todas la edades, para desarrollar diferentes capacidades y para estimular los diversos intereses de los niños. Pero todos ellos tienen algo en común y es que son tremendamente divertidos.

- Juegos de estrategia. Juegos como el Ajedrez, las Damas, el Conecta 4 o incluso el clásico Dominó enseñan a los niños a elaborar sencillas estrategias, marcar plantes o tomar decisiones, así que son perfectos para estimular la autonomía de cualquier niño. 

- Juegos educativos. Aunque el juego de mesa educativo más conocido es el Trivial hay muchos más en el mercado que resultan de lo más divertidos. Los niños aprenden vocabulario con el Sracbble, geografía con el Turista,  con el Risk se interesan por la historia o hacen gala de su creatividad con el Pictionary.

- Juegos de concentración. Algunos juegos de mesa son estupendos para mejorar la memoria y la capacidad de concentración en los niños. 'Simón dice' es uno de los juegos más divertidos en el que los niños deben prestar mucha atención para no fallar y otros juegos como 'Quién es quién' son estupendos para practicar las dotes memorísticas y de deducción. Además están los Puzzles variados y adaptados a cada edad.

- Juegos de azar. En otros juegos de mesa es el azar o la suerte el verdadero protagonista. En algunos se necesita también cierta dosis de estrategia, pero en el fondo lo que cuenta es pasar un rato emocionante jugando al Parchís, a la Oca a Serpientes y escaleras o al Monopoly.

- Juegos de cartas. Las cartas ofrecen infinitas posibilidades de juego, desde juegos de memoria para los más pequeños hasta al póker para los más inquietos, a las cartas puede jugar toda la familia en divertidas modalidades donde las risas están aseguradas. 

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com