En el embarazo, controla el hipotiroidismo

En ocasiones, el hipotiroidismo en el embarazo puede confundirse con los síntomas propios del inicio de la gestación. Debido a que la sintomatología nos pasa desapercibida, muchas mujeres continúan adelante esperanzadas con la llegada de su bebé y si no se diagnostica y se pone tratamiento a tiempo, puede ser causa de aborto

De esta manera una amiga perdió a su bebé. Siempre se quejaba de que estaba cansada, agotada, sin energía ni fuerza para hacer frente a un día de trabajo y como llevaba así ya un tiempo, lo achacaba a la reciente noticia de su embarazo, que recibió con mucha alegría. Sin embargo, la buena noticia no le cambió la cara y ella misma no sabía cuál era el motivo de su mala cara, de su piel seca, de su voz ronca y del aspecto de su pelo, cada vez más seco, pobre y difícil de peinar. 

El control del hipotiroidismo previene abortos

Hipotiroidismo en el embarazo. Tiroides y embarazo

Dos semanas después perdió a su bebé de forma espontánea y los médicos empezaron a buscar la causa. Un sencillo y simple análisis de sangre detectó que padecía hipotiroidismo, la enfermedad responsable de su aborto, que se podía haber evitado con el tratamiento adecuado. Y así fue. Seis meses después volvió a quedarse embarazada y tomando la medicación que le prescribieron los médicos y siguiendo los controles adecuados, hoy es madre de dos niños ya, un niño y una niña. 

Y es que el hipotiriodismo afecta a las mujeres jóvenes en edad de quedar embarazadas, aproximadamente 1 de cada 100 mujeres en edad fértil tiene hipotiroidismo, una enfermedad que se caracteriza por una carencia de yodo o por la incapacidad de la glándula tiroides de aprovechar el yodo presente en el cuerpo. 

No obstante, el embarazo es una situación especialmente delicada para la glándula tiroides, incluso en mujeres sanas, ya que la gestación exige a la tiroides un esfuerzo un 50 por ciento superior al que realiza en una situación normal. El tratamiento a seguir consiste en ajustar la dosis de tiroxina, que es la hormona que genera la glándula tiroides, para mantener los niveles adecuados durante el embarazo. Este ajuste con medicación no tiene ningún efecto secundario para el bebé ni para la mujer embarazada, solo requiere la realización de controles periódicos para ajustar regularmente la dosis, ya que si nos pasamos, puede dar lugar a una situación de exceso de la hormona tiroidea o hipertiroidismo.

Marisol Nuevo.