Día Mundial del Libro y los niños

Día 23 de abril. Día mundial del Libro. Día de promoción a la lectura

Promover la difusión del libro como un factor de enriquecimiento cultural, fue la meta de la Conferencia General de la UNESCO cuando eligió el día 23 de abril como el Día Mundial del Libro. En el año 1926, en España se instauró, en esa misma fecha, el día del Libro, ya que coincidía con la muerte de Miguel de Cervantes, Shakespeare, y de Garcilaso de la Vega.

Anecdóticamente, el día 23 de abril también nacieron o murieron otros escritores reconocidos como Maurice Druon, Vladimir Nabokov, Joseph Pla, y Manuel Mejía Vallejo.

Cómo acercar los niños a los libros y a la lectura

Día Mundial del Libro. 23 de abril

A partir de esa iniciativa otras instituciones empezaron a trabajar para fomentar la lectura en la sociedad. Rendir un homenaje al libro y a sus autores, es estimular, especialmente a los más jóvenes, a que descubran el placer de la lectura. Autores, editores, libreros, educadores, bibliotecarios, entidades públicas y privadas, ONGs, medios de comunicación, y la sociedad de un modo general, se unen a favor de la lectura, de los libros. UNESCO considera que el libro es el medio más poderoso para repartir y preservar el conocimiento.

Los libros y los niños

No existen dos libros iguales. Cada libro es distinto del otro y abre nuevas posibilidades de diálogo entre padres e hijos. Los libros se eligen, se hojean, y hasta quedan "archivados" en la memoria. Se puede volver siempre al libro y notar un color, una palabra o un gesto.

Mucho se han escrito sobre la importancia de la lectura para los niños. Y se espera demasiado que los educadores, profesores y bibliotecarios, les inicien en este maravilloso camino del conocer y saber. Lo que pocos padres saben es que este estímulo tan gratificante debe ser un aprendizaje que ellos deben empezar con sus hijos desde la más temprana edad, antes mismo de ingresarlos a la escuela.

Cómo despertar el interés de los niños por la lectura

1- Introduzca la lectura en algún momento del día. Antes de dormir, por ejemplo. Que la lectura de un libro se convierta en un hábito diario, y en una necesidad. Los niños que leen por lo menos media hora al día probablemente serán lectores potenciales.

2- Haga que los libros estén al alcance de los niños, para que ellos puedan hojearlos cuando quieran.

3- Para despertar el interés de tu hijo por los libros practique la lectura y deje que tus hijos te vean leer. Los niños copiarán todo lo que hagas.

4- Lea libros en voz alta a tus hijos. La lectura debe ser un hábito construido lo antes posible. Los niños aprenden a leer mejor si antes escucharon alguna lectura.

5- Cuando los niños son muy pequeños, les gustan repetir y repetir, siempre el mismo libro. No les niegue la repetición. Lea siempre el libro que ellos elijan, aunque para ti sea aburrido. La repetición les ayudará a adquirir memorización.

6- Establecer un rincón para la lectura, para que el niño vaya cogiendo el hábito de la lectura.

7- Visita a la biblioteca con tu hijo por lo menos una vez a la semana. Allí encontrarás actividades relacionadas a los libros, a la lectura, exposiciones, y un ambiente adecuadamente tranquilo, apropiado para el placer de leer y conocer.

8- Entra con tus hijos a las librerías del mismo modo que entran en otras tiendas.

9- Regala libros a los amiguitos de tu hijo. Así él estará percibiendo que el libro es un objeto de placer del mismo modo que los juguetes.