Accidentes y rotura de dientes en la infancia

Accidentes y rotura de dientes en la infancia

No es infrecuente que el niño jugando se caiga y se rompa un diente. Si esto ocurre, no hay que dejarlo correr, pensando que el diente es de leche y que ya se caerá y saldrá el definitivo. Es necesario acudir a un odontólogo. De ello dependerá el futuro de la salud de este diente de tu hijo y es que el traumatismo en un diente de leche puede afectar al diente definitivo.

Qué hacer si el niño se rompe un diente

Rotura de dientes en la infancia

Los traumatismos pueden ocurrir en dientes temporarios o permanentes. Un golpe fuerte puede aflojar, desprender, fracturar o desplazar el diente. ¿Qué hacer según el caso?

- Si algún diente se despega de la encía, los expertos recomiendan colocarlo en un recipiente con leche tibia o ponerlo debajo de la lengua (sin lavarlo) y acudir al odontólogo para que lo implante inmediatamente. A partir de la media hora o una hora como máximo, si el diente no se ha reimplantado en la encía, el niño puede perderlo. Esto es muy importante, sobre todo en los dientes definitivos.

- El mismo procedimiento se debe tener en cuenta en el caso de que el diente se hunda en la encía. 

- Si sólo se ha fracturado una parte del diente, por ejemplo el pico, los odontólogos suelen reconstruirlo con composite, un producto utilizado para hacer los empastes.

- En caso de que la rotura sea más profunda, será necesario un tratamiento en los conductos del diente o una endodoncia, aunque sólo si la raíz está ya totalmente formada.

Si la rotura no ha sido tratada, es posible que el diente cambie de color y, al cabo de dos o tres día se vuelva de un color más oscuro. A esto se le denomina necrosis pulpar, significa que el diente ya está muerto.

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com