Gingivitis durante el embarazo

Síntomas y tratamiento de la gingivitis en el embarazo

Es muy común, principalmente en los primeros meses de embarazo, que la mujer embarazada sienta mareos, náuseas, vómitos, y otras molestias. Sin embargo, estos problemas no son la única alteración que puede sentir la mujer cuando está embarazada.

Paralelo a estos problemas también puede presentar molestias bucales, concentradas principalmente en las encías. A pesar de todo, no existen motivos para que ella deje de sonreír.

Los síntomas de la gengivitis

Gingivitis en el embarazo

Cuando se está embarazada no se debe descuidar de la mente, de todo el cuerpo y también de los dientes. Los cambios hormonales que el organismo sufre durante el embarazo conciliados con un mayor flujo de sangre por el cuerpo de la mujer pueden provocan una mayor sensibilidad a la placa dental, es decir la capa de bacterias que se forma continuamente sobre los dientes, y que es lo que causa la irritación en las encías. Es común que las encías se inflamen o infecten, y que se note que la boca produce más saliva que lo normal.

Es muy fácil saber si se padece o no una enfermedad gingival. Existen algunos síntomas que pueden ayudar a reconocer algún problema:

- Sangrado de los dientes durante el cepillado o la utilización del hilo dental

- Encías hinchadas e irritadas - Mal sabor de boa

- Mal aliento

Estos síntomas son los más habituales. Si sientes algunos de estos síntomas lo mejor sería acudir al dentista para una revisión y una limpieza bucal.

Prevención y tratamiento de la gingivitis

Una adecuada higiene bucal es la clave para evitar la gingivitis y evitar así problemas más graves. La mejor forma de luchar contra esta enfermedad es evitándola. Durante el embarazo es aconsejable cepillarse los dientes con una pasta específica para el buen mantenimiento de la salud gingival, como también realizar limpiezas interdentales todos los días. Paralelo a la limpieza también es necesaria una dieta sana y rica en calcio. Una alimentación orientada a prevenir los problemas bucales. Consejos para que la mujer mantenga sus dientes y encías sanos, durante el embarazo:

- Cepillar los dientes como mínimo dos veces al día. Lo mejor sería hacerlo después de cada comida.

- Cepillar los dientes con mucha suavidad. Para eso, hay que usar cepillo con cerdas suaves. Si tienes mucha sensibilidad, recurra a los dentífricos especiales para encías delicadas.

- Usar el hilo dental siempre que sea posible. Te quitará todos los restos de comida de los dientes.

- Evitar comer muchos alimentos dulces. Son grandes contribuidores a la gingivitis.

- Visitar al dentista con regularidad. Conviene hacer siempre una revisión. En caso de que tenga algún síntoma, no esperes a que termine el embarazo. Habla cuanto antes con un dentista, si tus encías sangran mucho, se llegas a perder algún diente, si las encías están inflamadas, o si sientes dolor en algún diente o en las encías.

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com