Pescados prohibidos para embarazadas y niños por mercurio en altas dosis

Nuevas recomendaciones para consumo de pescado en embarazadas y niños

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

El pescado es uno de los pocos alimentos de origen animal que constituyen un pilar fundamental en la dieta mediterránea. Sin embargo, las recientes recomendaciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) están causando un revuelo considerable, ya que ha alertado de la presencia de altas cantidades de mercurio en pescados y ha prohibido su consumo en ciertas especies para embarazadas y niños. 

El peligro del pescados con alto contenido en mercurio en embarazadas y niños 

Pescados prohibidos para embarazadas y niños por mercurio en altas dosis

La dieta mediterránea se basa en el consumo de alimentos 'de la tierra', sobre todo aquellos de temporada, principalmente de origen vegetal, como frutas y verduras, además de legumbres, acompañados de un consumo no demasiado frecuente de alimentos de origen animal. Sin embargo, el pescado se consume tradicionalmente al menos 3 veces por semana, incluso más, en las zonas costeras, debido a la cercanía con el puerto.

La AESAN ha emitido unas nuevas pautas modificando las edades y cantidades recomendadas de consumo de ciertos pescados basadas en la cantidad de mercurio que contienen y en la nueva información que existe sobre su efecto en la salud, sobre todo del feto y de los niños pequeños.

En estas nuevas pautas, se considera población vulnerable a las embarazadas, incluyendo aquellas mujeres que planean un embarazo, a las mujeres lactantes y a los niños de entre 0 y 10 años de edad. Durante estas etapas, el consumo de pescados con elevado contenido en mercurio debería evitarse por completo, mientras que aquellas especies cuyo contenido se estima como medio o bajo deben consumirse 3 ó 4 veces a la semana.

A partir de los 10 años y hasta los 14, aunque ya no se consideran población vulnerable, los niños no deben consumir pescado con alto contenido en mercurio en su dieta con frecuencia, y las raciones deben limitarse a no más de 120g al mes. El resto de las especies de pescado, con contenido medio o bajo de mercurio, pueden consumirse con libertad, unas 3 o 4 veces en semana.

Con respecto a la cantidad de mercurio, esta suele estar directamente relacionada con el tamaño del pez. El mercurio está presente en aguas de mares y ríos, tanto de manera natural, procedente de la corteza terrestre, como debido a la contaminación. Al acumularse en el músculo del pez, a mayor tamaño de la pieza, más cantidad de mercurio, siendo recomendable, dentro del mismo pescado, escoger piezas más pequeñas en lugar de aquellas más grandes. 

El mercurio es perjudicial para el cerebro en desarrollo, de ahí que los niños, al estar creciendo, sean uno de los grupos de alto riesgo, y para el sistema nervioso en desarrollo del feto, razón por la que las embarazadas deben evitar el consumo de pescados con alto contenido, ya que el mercurio puede atravesar la barrera placentaria, e incluso alcanzar la leche materna.

Las especies que deben evitarse debido a su elevado contenido en mercurio son el pez espada o emperador, el atún rojo, el lucio y la gran mayoría de las especies de tiburón, incluyendo el cazón, la pintarroja o la tintorera, muy populares en Andalucía. Las especies de consumo extendido cuya ingesta es más segura incluyen:

- Pescados azules: boquerón/anchoa, sardina, caballa, salmón, arenque y trucha.

- Pescados blancos: dorada, lubina, bacalao fresco, lenguado y lenguadina, carpa, jurel, merluza o pescadilla y palometa.

- Mariscos: cangrejo, calamar, chipirón, sepia, almejas, navajas, berberechos, cigalas, coquinas, langostas, langostinos, gambas, mejillones, y pulpo.

Diferencias entre pescado azul y pescado blanco 

diferencias entre pescado azul y pescado blanco

Además de en base a su contenido en mercurio, podemos clasificar los pescados en dos grandes grupos, los pescados blancos y los pescados azules. Su principal diferencia radica en  la cantidad de grasa que contienen en su carne, es decir, en el músculo del pescado.

Los pescados blancos tienen cantidades de grasa no superiores al 3%, mientras que los pescados azules, dependiendo de la época del año y la etapa de crianza en que se encuentren, pueden llegar a superar el 15%.

La grasa del pescado es una de las más saludables que podemos encontrar, con un contenido inestimable de ácidos grasos esenciales para la salud -que tienen que aportarse a través de la dieta-, los ampliamente conocidos omega 3.

El consumo de pescado, tanto blanco como azul, no solo es seguro, ya que la Unión Europea asegura, mediante la legislación vigente, que no se superan los límites máximos de mercurio, sino que es absolutamente necesario para una correcta nutrición, tanto de niños como de embarazadas, por su aporte en nutrientes esenciales.

Puedes leer más artículos similares a Pescados prohibidos para embarazadas y niños por mercurio en altas dosis, en la categoría de Bebés en Guiainfantil.com.