Enseña a los niños a disminuir el consumo de plásticos en casa y en el colegio

Cuánto más cuidadosos sean, más probabilidades de que el medio ambiente no sufra

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Lamentablemente, los plásticos se han convertido en el centro de nuestra vida y la de nuestros hijos, y el perjuicio que causamos a nuestro planeta va en aumento, por lo que debemos concienciar a los niños desde bien pequeños para reducir, en la medida de sus posibilidades, el uso de estos materiales. Desde casa, en el colegio, cuando está en el calle... ¡te damos los trucos para enseñar a los niños a disminuir el consumo de plásticos

Por qué los plásticos son tan dañinos para el medio ambiente 

enseñar a los niños a disminuir el consumo de plásticos en casa y en el colegio

Muchas familias utilizan pajitas, botellas o bolsas de un solo uso que, cuando se tiran, no desaparecen, sino que permanecen en el medio ambiente durante años y años, contaminando los océanos y poniendo en peligro no solo a los animales salvajes sino también a la especie humana.

Cierto es que hemos avanzado y ahora educamos a nuestros pequeños para depositarlas en los contenedores apropiados para su reciclaje, pero no siempre hay uno a mano y, para que engañarnos, no dejan de ser niños, por lo que no siempre toman la decisión correcta. 

Disminuir el uso de plásticos es esencial para alargar la vida de nuestro planeta y para mejorar las expectativas del mundo que dejamos a nuestros hijos, y adoptando pequeños cambios en nuestra rutina y su rutina diaria podemos hacer mucho más de lo que creemos. 

Qué podemos hacer para eliminar los plásticos de nuestra vida

Qué podemos hacer para eliminar los plásticos de nuestra vida

¿No crees que es momento de ponernos manos a la obra? Cualquier gesto puede salvar la Tierra, así que ¡ya no tienes excusa! Estés donde estés, puede aportar tu granito de arena. ¿Quieres saber cómo? ¡Toma nota! 

Desde casa
- Evitar las pajitas, aunque no solo en casa sino también cuando comemos fuera.

- Exprimir el zumo en casa en lugar de comprar zumos envasados, además de ser más sano, evitamos generar más basura.

- Utilizar envases de cristal para almacenar sobras o para guardar los productos a granel que compramos en el súper.

- Evitar las vajillas de plástico, que, aunque son muy útiles sobre todo para los más pequeños, generan grandes cantidades de basura. Las vajillas y utensilios de bambú son una opción mucho más recomendable para cuidar el planeta.

- Si escoges utilizar platos, vasos o incluso pajitas de un solo uso, por ejemplo para los cumpleaños de los peques, procura que no sean de plástico, sino biodegradables.

En el supermercado
- Utilizar bolsas de compra de un solo uso de papel (reciclables) o, mejor aún, de tela ¡que pueden durar toda la vida! Eso sí, no debemos olvidar que deben lavarse frecuentemente para mantener la higiene de nuestros productos.

- Escoger el producto fijándonos en el envase que menos contamina. Por ejemplo, el detergente en una caja de cartón es más fácil de reciclar y daña menos el medio ambiente que aquel que se vende en una botella de plástico.

- Comprar los productos a granel siempre que sea posible, y guardarlos en nuestras propias bolsas o en bolsas de papel.

- Compra pan fresco que no esté envasado o que, al menos, no utilice plástico en su envase.

Fuera de casa
- Ofrecer a nuestros hijos helados en cucurucho en lugar de las tarrinas con cuchara de plástico o aquellos envasados en plásticos. Es un pequeño cambio que todos los niños pueden aprender y adoptar para sentir que están colaborando en mejorar la salud del planeta.

- Llevar nuestra propia taza de viaje a la cafetería en lugar de consumir las bebidas en los vasos o tazas desechables que son de los productos que mas contaminan. ¡Es probable que incluso la cadena de cafeterías te ofrezca un descuento!

Para ir al cole
- Envolver el bocadillo en papel en lugar de plástico o aluminio, y colocarlo en una tartera reutilizable o en una bolsa de tela que el niño puede llevar y traer cada día. Lavar con frecuencia la tartera o la bolsa es tan higiénico como utilizar una bolsa desechable a diario ¡y contamina mucho menos!

- Escoger frutas enteras que no necesitan envasado o pelar y cortar la fruta y envasarla en recipientes reutilizables en lugar de bolsas de un solo uso.

- No utilices agua embotellada, rellena una botella reutilizable para que el pequeño la lleve a la escuela. Si el agua de tu ciudad no es de calidad y necesitas comprar agua embotellada, escoge los envases más grandes y rellena botellas de vidrio para usar en casa.

A la hora de escoger cualquiera de estas medidas, explica a tu hijo por qué lo haces. Es fácil que el niño las adopte si entiende las razones que nos empujan a ellas. No debemos olvidar que los niños son el futuro, y como tal, cuanto más cuidadosos sean, más probabilidades de que el medio ambiente no sufra.