Cómo afrontar la maternidad en la adolescencia

Consejos para mamás adolescentes

Patricia Fernández Pérez
Patricia Fernández Pérez Redactora en Guiainfantil.com

Anualmente hay unos 13,1 millones de partos de niñas entre 15 y 19 años en todo el mundo, de los cuales unos 700.000 se dan en países desarrollados. El país del primer mundo con tasa mayor de embarazos no deseados entre adolescentes es Estados Unidos, mientras que México es el que tiene la tasa de natalidad más alta entre países con ingresos medios. Suiza ostenta el último puesto con apenas un 4,3 de cada 1000 nacimientos.

En la mayoría de los casos estos embarazos son no deseados, siendo el aborto el primer recurso de las adolescentes. El problema es que en la mayoría de países en desarrollo es ilegal, por lo que en un 98% de los casos existen condiciones de riesgo para las niñas. Entonces, ¿cómo afrontan las jóvenes madres la maternidad en la adolescencia?

La maternidad en la adolescencia, ¿cómo enfrentarse a ella?

Cómo lidiar con un la maternidad en la adolescencia

La maternidad en la adolescencia no está exenta de problemas, desde el mismo momento de la concepción, y es que las jóvenes tienen el doble de posibilidades de morir debido a las complicaciones durante el embarazo o en el parto que una mujer entre 20 y 30 años.

Ante esta cruel expectativa se hace muy duro para las adolescentes afrontar su nueva maternidad. En ocasiones la futura madre se encuentra sola, sin recursos personales, económicos y apoyos para salir adelante.

Al principio las jóvenes experimentan una etapa de negación, miedo y enfado, junto con baja autoestima, pero deben ser conscientes, en la medida que su madurez les permita, de la responsabilidad que van a asumir y empezar a tomar decisiones que serán decisivas para el resto de su vida. 

No deben dejarse llevar por el pánico o la confusión, por eso, aunque es un momento difícil, deben intentar comunicar la noticia a los padres lo antes posible, y poder contar con su apoyo y consejo; si no es así, con el de cualquier adulto de confianza que pueda acompañarlas en el momento de hablar con las familias.

Buscar buenos consejos con serenidad y organizar sus ideas son la principal tarea a asumir cuando afrontan la maternidad en la adolescencia. Decidir cuestiones tan importantes como dónde va a vivir, quienes las van a apoyar, si cuentan con la ayuda del padre del bebé o de su familia, si continuarán estudiando o si prefieren independizarse y trabajar…

Lo ideal es que la adolescente siga su vida lo más acorde a su edad, en la medida de lo posible; deberá seguir acudiendo al colegio siempre que pueda, la escuela y los amigos deberán brindarle las ayudas posibles a su nuevo estado, aunque no deberá dejar de lado los cuidados para ella y su bebé, como no beber alcohol, fumar o consumir drogas.  

Todas estas millones de preguntas llegarán de pronto a su mente y serán difíciles de asimilar, por eso es tan importante el apoyo de sus familias.

Sin embargo esto no es siempre posible, y muchas familias reaccionan dando la espalda a sus hijos. En estos casos no hay que desesperarse, ya que existen redes de apoyo y medidas de soporte económico, laboral y educativo para las futuras madres en casi todos los países en desarrollo.

Las áreas de Servicios Sociales o las organizaciones y asociaciones dirigen sus esfuerzos a ayudar a las jóvenes aportándoles consejos sobre el embarazo y la crianza del bebé, además de brindarles ayudas económicas para que puedan afrontar esta nueva maternidad lo más fácilmente posible.