Qué debe contener una comida saludable en la infancia

Cómo elaborar una ración equilibrada de comida para los niños

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

¿Que debe contener un plato infantil? ¿Qué alimentos y en qué cantidades son indispensables para que nuestros pequeños tengan energía y micronutrientes en su día a día? 

En Guiainfantil.com te contamos qué debe contener una comida saludable en la infancia que contenga todos los nutrientes que necesitan los niños.

Cómo debe ser una comida saludable en la infancia

 Comidas saludables para niños

En primer lugar, está tradicionalmente aceptado como nutricionalmente saludable para los niños, una distribución de 5 comidas al día, 3 principales, desayuno, comida y cena, y dos más ligeras, almuerzo y merienda. El principal motivo de esta distribución se basa en evitar, por una parte, el picoteo poco saludable, ya que, si se ofrecen merienda y almuerzo es fácil que el niño no pida picar entre comidas, y por otra, el hambre excesivo y/o la desgana. 

La comida de mediodía debería aportar, aproximadamente, un 30-35% del aporte calórico total del niño, e incluir alimentos de todos los grupos, preferiblemente frescos y cocinados de la manera tradicional. 

Durante los últimos años, se ha hecho muy famoso el “healthy eating plate”, un plato saludable ideado por expertos de la Universidad de Harvard, para promocionar, de manera visual, lo que consideran raciones equilibradas y saludables de los diferentes grupos de alimentos. Según ellos, y siempre atendiendo a la ración infantil -que suele ser más pequeña que la de un adulto, excepto en algunos casos durante la adolescencia, en la que pueden ser parecidas o incluso superiores-, esta sería la distribución más recomendable:

- Medio plato de frutas y/o verduras, lo más variado posible, y lo más crudo posible, para conseguir conservar al máximo las vitaminas y minerales presentes.

- Un cuarto del plato de cereales preferiblemente integrales, ya que el consumo exclusivo de cereales refinados no es saludable. Además, en este punto se incluye también la patata, que por su alto contenido en carbohidratos no debe incluirse en el apartado de verduras.

- Un último cuarto de alimentos proteicos. Este grupo incluye huevos, pescado, pollo, legumbres o frutos secos. Es conveniente evitar las carnes procesadas y limitar el consumo de carnes rojas.

- El método de cocinado debe ser lo más ligero posible, y deben utilizarse aceites saludables, como el de oliva.

- La bebida que debe consumirse es el agua. No debe ofrecerse a los niños, ni bebidas carbonatadas, ni zumos ni leche como acompañamiento a sus comidas.

Para el almuerzo y la merienda, es posible, por ejemplo, distribuir los grupos entre ambas, de manera que se complementen. Un bocadillo de jamón (cereales + alimento proteico) para la merienda, se complementa estupendamente con una pieza de fruta y/o un yogur para el almuerzo, sin olvidar, por supuesto, de su dosis de ejercicio físico diario, ya sea un rato en el parque, trepando al tobogán y corriendo con sus amigos, un partido de futbol o una clase de ballet.