Cómo implicar a los niños en las tareas de casa

Consejos para que los niños colaboren en las tareas de casa

Las tareas del hogar siempre han sido un punto de desencuentro para los miembros de una familia. Será necesario que todos contribuyan a su realización para garantizar una buena convivencia en casa. El momento en el que cada uno de los integrantes de la familia se responsabilice de alguna de estas tareas, se conseguirá que todos trabajen en grupo consiguiendo con ello más tiempo libre para disfrutar juntos en familia.

Por tanto, es importante implicar a los niños en las tareas de casa desde pequeños. Además, inculcar este tipo de rutinas es muy positivo para la educación de los pequeños y contribuye a su desarrollo personal aportándoles múltiples beneficios.

Beneficios de que los niños se impliquen en las tareas de casa

Implicar a los niños en las tareas de casa

- Les hace responsables. Como son los encargados de algunas tareas importantes para el buen funcionamiento del hogar su sentido de la responsabilidad aumenta.

- Mejora su autoestima. Ve que se le confían tareas que contribuyen al bienestar de todos los miembros de la familia. Esto es gratificante para el niño ya que ve su aporte a la familia como algo valioso fomentando su seguridad en sí mismo y mejorando su autoestima

- Le hace más independiente. Este tipo de tareas contribuyen a que no piensen que se les da todo hecho. El tener que esforzarse les hace ser más autónomos y contribuye a su maduración. 

- Cooperación. Se estimula su sentido de colaboración. Al sentirse parte de un equipo y pertenecer y colaborar con un grupo se desarrolla en el niño la capacidad de seguir instrucciones y habilidades para trabajar con otros.

- Mejora su organización. Los niños que participan en las tareas del hogar tienden a ser más organizados cuando son adultos.

- Crea hábitos positivos. Cuando los niños adquieren hábitos con tareas en el hogar tienen mejor rendimiento académico ya que tienden a tener un mejor desarrollo de su pensamiento lógico.

- Ayuda al desarrollo de sus habilidades motoras. Vestirse solos, ordenar los trastos de su habitación, hacer la cama, poner la mesa son actividades que ayudan a estimular su equilibrio y coordinación motora.

Consejos para implicar a los niños en las tareas de casa

Es importante que los niños empiecen a colaborar en las tareas del hogar desde la niñez. Si no se fomenta desde que son pequeños, no podemos pretender que cuando son adolescentes los hagan de manera espontánea. A partir de los 3 años los niños ya tienen la capacidad de entender y ejecutar órdenes sencillas que poco a poco pueden ir ganando en complejidad.

Por lo tanto, la clave será que empiecen por tareas sencillas y específicas como recoger sus juguetes, llevar su ropa a la lavadora, etc. Los adultos han de seguir estas recomendaciones:

- No subestimar al niño. Es un error común que los adultos piensen que los niños no saben hacer cosas básicas como recoger sus cosas de la habitación y acaban haciéndoselo ellos. Es un error.

- Asignar tareas correspondientes a su edad. Es posible que si la tarea es compleja y no tiene la capacidad de realizarla se frustre. Las tareas han de ir desde la sencillez a una mayor complejidad.

- Al principio será la higiene. Ir al baño, lavarse los dientes, vestirse solos son tareas sencillas que además hará que el niño se sienta más autónomo. 

- Igualdad. Los niños y las niñas son capaces de realizar las mismas tareas. No les encasilles. 

- Puede ser divertido. Se pueden plantear tareas diferentes para que no sean repetitivas y desemboquen en ser aburridas. 

- No existe la perfección. Cada niño llevará su ritmo y hará las cosas a su manera. Evitar meterle prisa y corregir de inmediato lo que haga mal será bueno para su autoestima. 

- Utilizar el refuerzo positivo. Aprobar sus logros hará que el niño aprenda que sus esfuerzos son importantes.