Técnicas para que los niños aprendan a comprometerse con sus tareas diarias

¿Cómo enseñar a nuestros hijos a cumplir con sus compromisos y a motivar su interés por aprender?

Conseguir que nuestros hijos hagan lo que tienen que hacer, en el momento que corresponde y en el lugar adecuado, puede ser una de las tareas más difíciles que como padres nos podemos encontrar. Por ello, unas pautas para acompañarlos en el proceso de la autonomía y autodisciplina, pueden ser parte de la solución. A continuación, analizamos cómo podemos enseñar a los niños comprometerse con sus tareas diarias sin quejas y con determinación.

Técnicas para que los niños se comprometan con sus tareas

Niños que se comprometen con sus tareas

Las siguientes 4 técnicas resultan de gran ayuda para enseñar a los niños a hacer sus tareas y a cumplir con sus compromisos y responsabilidades.

1. Técnica Pomodoro para gestionar el tiempo de trabajo

Una de las técnicas que podemos usar para llevar a cabo las tareas diarias puede ser la famosa Técnica Pomodoro, que simplemente consiste en determinar un tiempo de trabajo y otro de descanso, normalmente 20 min - 5 minutos. Esto ayudará al niño a hacer pequeñas pausas que le servirán de motivación para continuar después.

Se recomienda que el niño tenga el reloj delante y que sea él mismo quien gestione el tiempo. Además, le ayudará a centrarse en una sola tarea cada vez que consume el tiempo. Esta cantidad de minutos que dedica a cada tarea es adaptable a la edad del niño.

2. Divide y vencerás, técnica para cumplir con los compromisos

Otra técnica que podemos ofrecer a nuestros hijos es, la sencilla técnica de divide y vencerás. Es habitual que, aunque tengamos ganas de activarnos y realizar una acción, es posible que si la meta es a medio o largo plazo, la motivación se desvanezca pronto. Por ejemplo, cuando los niños tienen que hacer un trabajo para dentro de un mes.

Por ello, si una gran tarea o proyecto, la dividimos en pequeñas tareas y ponemos cortos plazos. De esta forma, los niños se sentirán más motivados para comenzar a trabajar en ello.

los compromisos de los niños

3. Fomentar el interés por aprender de los niños

Crea un ambiente de interés por aprender. Un entorno que sea de curiosidad para el niño, quizás invitarlo a practicar el pensamiento fuera de la caja, invitarle a realizar preguntas que expanda su conocimiento. Estas acciones van muy de la mano de los modelos que los padres ejerzan en casa. En ese ambiente se incluirá por ejemplo, tu hábito por la lectura, tu desconexión de los aparatos electrónicos o tu tiempo dedicado a tu actividad preferida.

4. Emociones que procuran el aprendizaje infantil

No olvidemos, que ayudar al niño a gestionar sus emociones también es parte de este aprendizaje. El autocontrol, la frustración o el enfado cuando las cosas no salen bien, serán emociones que habrá que ayudarles y enseñarles a integrar.

Por último, recuerda siempre que tú eres el mejor ejemplo para tu hijo. Evita comentarios negativos sobre tu actividad profesional y refuerza los positivos para que sientan que con buena actitud y el esfuerzo necesario, todo es posible.

Cómo enseñar a tu hijo a gestionar su tiempo de estudio

El tiempo de las tareas con las que los niños se comprometen

Además de las anteriores técnicas para enseñar a los niños a cumplir sus compromisos, debemos tener en cuenta que nuestros hijos van adquiriendo autonomía y disciplina según van creciendo. Por ello, es esencial que seamos sus acompañantes en este proceso de nueva gestión del tiempo. También, debemos tener en cuenta que si a nosotros como adultos nos cuesta gestionar bien nuestro tiempo, debemos ser empáticos con nuestros hijos porque a ellos, es posible, que también les cueste. Sin embargo, esto puede ayudar:

- Enseñar a los niños a planificar sus actividades
En primer lugar, es imprescindible que nuestros hijos sean conscientes de un calendario de actividades que determinen lo que harán en cada momento del día. Este calendario o planificador se puede hacer de manera conjunta y será una forma de empezar a tomar conciencia de lo que hay que hacer cada día, de cuáles son las obligaciones y, por supuesto, los descansos y la diversión.

- Recompensa el esfuerzo de tu hijo o hija
En segundo lugar, tenemos que motivar al niño para que haga sus deberes o se comprometa con sus tareas o proyectos. Para ello, cada día le ofreceremos una recompensa no material distinta por llevar a cabo la actividad. Esta recompensa se puede hacer también de manera conjunta con el niño, de esta forma, aunque el niño haya participado en el listado de recompensa, finalmente, para él, será sorpresa lo que ese día le toque como recompensa.

Posibles ideas: salir al parque, visitar a los primos, leer un libro juntos, jugar a la play, ver juntos una película, ir al cine, visitar a los amigos en fin de semana, hacer una fiesta de pijamas, merendar la fruta favorita, realizar un pastel juntos, ayudar en el cuidado del bebé...

- Prepara frases de motivación para los niños
En tercer lugar, como padres, nos tenemos que preparar para afrontar ese momento diario con la mejor de nuestra actitud, por ello, también nos ayudará tener un listado de palabras de refuerzo o de frases que nos ayuden a motivar al niño de manera positiva.

Ejemplos: 'Vas muy bien porque te está esforzando'; 'Seguro que si lo repasas te darás cuenta de que falta algo'; 'Siento que cada día se te da mejor lo que prácticas'; 'Continúa tú solo/a, mientras yo hago mis cosas y luego descansamos juntos/as'; 'Felicidades, cariño, estás haciéndolo muy bien'; 'Muy bien, tú mismo/a estás comprobando tus avances gracias a tu esfuerzo'...

Puedes leer más artículos similares a Técnicas para que los niños aprendan a comprometerse con sus tareas diarias, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: