Consejos para aprovechar el espacio de la habitación del niño

Trucos para tener recogida la habitación de los niños

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Es normal que la habitación de los niños sea un auténtico desastre: muñecos tirados por todas partes, disfraces sobre la silla del escritorio, y cajones en los que no caben las camisetas.

No será la primera vez que te levantas de la cama con los ojos medio cerrados y pisas 2 piezas de construcciones, te tropiezas con un dinosaurio a cuyo lomos iba una princesa y su prole y, cuando por fin alcanzas la bañera, resulta que tienes que compartir el espacio con tres caballos salvajes y un pato de goma que te mira con malos ojos.

No pierdas la cabeza, si tienes poco espacio en casa y ya no sabes dónde meter las cosas, con este artículo podrás aprender a aprovechar el espacio de la habitación del niño para que tenga todo a su alcance y mejor organizado.

Trucos para aprovechar el espacio de la habitación de los niños


Consejos para aprovechar el espacio de la habitación del niño

1- Mejor compra muebles útiles que bonitos: Esos en los que hay cajones escondidos, literas, o baúles donde meter los juguetes sueltos.

2- Usa cajas de colores y ponlas en una estantería a su alcance. En cada caja meteremos un tipo de juguete: azul- coches; amarillo-muñecas; verde-disfraces, y enséñale a guardar las cosas en cada caja.

3- Aprovecha la altura de las paredes: Las baldas son tus mejores aliadas para los juegos que no use habitualmente, como aquel juego para cuatro jugadores que le regaló tu tío cuando el niño es hijo único.

4- Pon corchos en las paredes para colgar las manualidades o los colgantes que le han regalado y que andan enredados entre los rotuladores.

5- Colocar las camisetas, calcetines, pantalones y jerseys doblados en vertical para que veamos lo que tenemos y no revolver todo.

6- Usa cajas de vino o de copas de cartón para colocar los zapatos dentro del armario. También puedes usar colgadores en perchas para meter los zapatos y que ocupen menos espacio. Los cinturones los puedes colgar en perchas.

7- Si tienes un millón de peluches, compra un puff o en una funda de cojín grande, mete los peluches y crea tu propio puff de peluches, para que los niños puedan sentarse en él.

8- Y, como colofón del orden, compra separadores para dentro de los cajones o usa cajitas pequeñas. En ellas yo tengo desde las braguitas, los calcetines, o las gomas de borrar, hasta los lápices o los cachibaches más incalificables.

Lo importante es concienciar al niño a que meta cada cosa en su sitio para que la habitación no se nos desmadre de nuevo, y para que aprenda que así siempre encontrará las cosas importantes cuando las necesite, como el chupete del bebé llorón cuando el muñeco se despierte a las tres de la mañana.