Cómo lograr que los niños permanezcan sentados en clase

Para tener sentados a los niños hay que ponerlos de pie

Muchos estudios psicológicos y neurológicos demuestran que todas las personas, ya sean niños o adultos, no pueden mantener la atención durante periodos de tiempo largos.

La mayoría de estos estudios dicen que la atención mostrada de manera continua por un adulto está en torno a un máximo de 20 minutos, mientras que en niños de primaria el tiempo ronda los 10 minutos, así que no es extraño que los maestros se vuelvan locos cuando tienen que conseguir que los niños permanezcan sentados en clase 50 minutos.

Cómo hacer que los niños permanezcan sentados en clase

Cómo hacer que los niños permanezcan sentados en clase

Estas investigaciones contemplan, como no podía ser de otra forma, la variabilidad en función de los tiempos, las edades, las motivaciones etc.... Pero, lo que queda claro en todos ellos, es que mantener la atención de manera prolongada, especialmente en niños, es complicado.

 Sabiendo esta premisa, recomendaría 3 actividades para que los niños permanezcan sentados en clase y que pueden ayudar a los profesores a mantener la atención de sus alumnos en el aula:

1- En la planificación de la parte principal de una clase normal de unos 30/35 minutos, deberíamos contemplar 3 períodos de unos diez minutos, más o menos, en el desarrollo de la misma, conectando y desconectando actividades, para favorecer la atención de los alumnos/as.

2- Entre periodo de 10 minutos y periodo de 10 minutos, es recomendable la desconexión: Hacerles levantar de las sillas, realizar algún breve y sencillo ejercicio físico, realizar algunos saltitos en el sitio, o bailar de forma moderada son actividades físicas que predispone al cerebro para el aprendizaje. El ejercicio físico hace que el cerebro facilite el aprendizaje, aparte de generar dopamina lo que hace que el cuerpo se sienta bien.

3- En cada desconexión háblales de algo que les llame la atención, pero que no tenga nada que ver con los contenidos que estáis trabajando.  Por ejemplo , les dices a tus alumnos que te canten su canción favorita, que hablen del último viaje o que opinan de los esquimales. Todo esto provoca emociones positivas y beneficia la motivación, la atención y el aprendizaje. Recuerda la desconexión no más de 2 o 3 minutos . Algo intenso y corto.

A partir de ahora si empiezas a prepararte las clases así, notarás en tu aula un mejor clima y tus alumnos estarán más predispuestos al aprendizaje, mejorar su atención e incluso la motivación ante tus clases.