5 valores esenciales que el deporte transmite a los niños

Qué beneficios educativos tiene para nuestro hijo practicar un deporte

Estefanía Esteban

El deporte transmite a nuestros hijos muchos valores que luego van a poder utilizar en su vida cotidiana, valores personales y otros que les ayudará a sociabilizar con el resto de niños. Valores que podrán utilizar con sus amigos, con sus padres, con sus compañeros de colegio.

Recuerda que los valores se aprenden, se pueden adecuar a la vida y el aprendizaje de nuestro hijo. Y existen muchas herramientas que nos ayudan a educar a los niños en valores. Una de ellas es el deporte. Te damos una lista con 5 valores esenciales que el deporte transmite a los niños. 

Los 5 valores que el deporte transmite a los niños más importantes

Valores que el deporte transmite a los niños

Los valores se aprenden, y sí, es cierto que algunos niños tienen más facilidad para aprender una serie de valores por su carácter y su personalidad, pero todos los niños pueden interiorizar y aprender valores. Los principales encargados de transmitir valores a los niños son los padres, pero también desde la escuela se pueden enseñar. Existen muchas herramientas muy útiles que facilitan este aprendizaje a los niños: el juego, los cuentos... ¡y el deporte! El deporte es un enorme transmisor de valores esenciales. Estos son los principales valores que transmite a tu hijo: 

1. Compromiso: Desde el mimo momento en el que el niño decide practicar un deporte, adquiere un compromiso con él mismo y con los demás. Aprende a respetar una serie de normas y límites. Aprende a respetar a su rival, a no llegar tarde a los entrenamientos, a no faltar a las convocatorias, a seguir las indicaciones del entrenador o profesor... Es sin duda un paso importante para el niño. El compromiso le hace sentir más maduro, autónomo y responsable.

2. Esfuerzo: Todo deporte implica un esfuerzo. El niño al fin entiende que el éxito no llega por azar, sino que detrás de cada triunfo hay mucho esfuerzo y dedicación, mucho entrenamiento y aprendizaje. 

3. Perseverancia: Con mucho esfuerzo e ilusión se consiguen los triunfos. Algunas veces llegan antes y otras después, pero con perseverancia y esfuerzo se anda un gran trecho hacia el éxito. El niño aprenderá que en el deporte muchas veces se pierde, pero que si se levanta y continúa intentándolo, al fin conseguirá un triunfo o al menos sentirá el orgullo de haber hecho las cosas bien.

4. Humildad: El deporte no solo enseña a perder y a superar la frustración de una derrota. Enseña algo más importante aún: a ganar. Los niños entenderán que por encima de celebrar una victoria está ponerse en el lugar del perdedor y consolarles tras su derrota. Aprenderán que no es mejor el que más sabe, sino el que aún sabiendo tanto, es lo suficientemente humilde como para no pregonarlo a los cuatro vientos. Gracias al deporte tu hijo aprenderá que nadie es mejor que nadie, porque un triunfo es fruto de un instante y que tal vez ese al que acaba de ganar, mañana le derrote. 

5. Respeto: Respetarse a uno mismo y respetar al rival. Respetar al entrenador y por supuesto, a los compañeros. El deporte enseña a los niños respeto y tolerancia. Sobre todo en los deportes en equipo, aprenden a valorar los fallos en global, y no a criticar la mala actuación de un compañero. Un valioso aprendizaje que después podrán aplicar en su día a día en el colegio.