El peligro de padecer rubéola en el embarazo

¿Qué daños puede sufrir el bebé si padeces rubéola estando embarazada?

Alba Caraballo Folgado

La rubéola es una infección vírica que afecta principalmente a niños y adultos jóvenes. Es una enfermedad que se transmite por contacto y causa fiebre poco intensa, náuseas, conjuntivitis y erupción cutánea que comienza en la cara y el cuello para progresar por el resto del cuerpo.

En Guiainfantil.com te contamos cuáles son los riesgos de padecer rubéola en el embarazo, una enfermedad que puede alterar el desarrollo normal del bebé e incluso causarle la muerte. 

Riesgos de la rubéola en el embarazo

Rubeola en la embarazada

La rubéola se transmite por contagio, una vez que se contrae la infección el virus se difunde por todo el organismo en 5 o 7 días. De hecho, una persona puede contagiarse y no mostrar síntomas hasta incluso dos o tres semanas tras la exposición al virus. En niños es una enfermedad leve que cursa con fiebre, conjuntivitis y entre el 50 y 80% de los casos con exantema, es decir, una erupción por todo el cuerpo.

Sin embargo, en embarazadas el riesgo es elevado, ya que si la mujer se contagia en las primeras etapas del embarazo, la posibilidad de que transmita la rubéola al bebé es del 90%. Padecer rubéola en el embarazo, sobre todo en el primer trimestre puede ser causa de: 

- Aborto espontáneo.

- Muerte del bebé.

- Malformaciones congénitas que constituyen el conocido como síndrome de la rubeola congénita.

Incluso los bebés lactantes que han nacido con el síndrome de la rubéola pueden excretar el virus durante un año. 

Síndrome de la rubéola congénita en bebés

Si durante el embarazo la mujer padeció rubéola y el bebé logra sobrevivir, podría nacer con lo que se conoce como síndrome de rubéola congénita que puede provocar trastornos como: 

- Pérdida de audiciión.

- Problemas cardíacos.

- Encefalitis.

- Problemas oculares.

- Autismo.

- Diabetes melitus.

Cómo evitar la rubéola en el embarazo

La mejor prevención contra la rubéola es la vacunación. La vacuna contiene una cepa del virus vivo atenuado y aporta un nivel de inmunidad a largo plazo superior al 95%.

La vacuna contra la rubéola está presente en la mayor parte de calendarios de vacunación infantil, por lo tanto, las niñas tienen una protección frente a ella cuando crezcan. Sin embargo, el mayor riesgo de padecer rubéola en el embarazo se muestra en países donde no existe un plan de vacunación infantil.

Si ya has recibido la vacuna o has pasado la enfermedad, lo más probable es que seas inmune. Si no eres inmune a la rubéola deberías vacunarte antes de quedar embarazada. Lo recomendable es esperar un mes para intentar quedarte embarazada.

Fuente: OMS (Organización Mundial de la Salud)