Cómo organizar planes con niños de edades muy distintas

Actividades de ocio para hermanos con edades muy diferentes

Alba Caraballo

Cuando los hermanos se llevan algunos años los planes familiares se van complicando. Lo mayores se aburren y los pequeños se nos despistan enseguida, con lo que al final terminamos todos escaldados de haber hecho planes comunes.

Pero aunque no lo creáis, existen planes para niños con edades muy distintas, y no todos exigen un gran desembolso de dinero. Eso sí, cuando hablamos de adolescentes, está todo perdido, no habrá plan alguno que le interese, si no incluye algún amigo en la mochila.

Ideas de planes con niños con edades muy distintas

Planes con niños de muy distintas edades

Aquí os dejo algunas de las actividades que podéis hacer con niños si tienen edades muy distintas, cuando se llevan más de cinco años.

1- Aprovecha la naturaleza: Puedes organizar una ruta corta de senderismo que termine en alguna poza o cascada, y aunque sean pequeñitos, siempre pueden andar algunos kilómetros si la promesa es darse un chapuzón. 

La bicicleta también ofrece itinerarios para todas las edades. Elige una ruta poco exigente para los más pequeños. Si todavía no saben montar en bicicleta, siempre puedes alquilar o comprar una sillita para bebés o un carro para detrás de tu bici, irán encantados con el traqueteo, mientras que los mayores van con su propia bicicleta. Como recompensa haz un picnic a mitad de ruta con su comida favorita.

Ríos, pozas, piscinas naturales y, la playa. Si tus hijos mayores se aburren, apúntales a hacer algún deporte acuático o cómprales unas gafas de bucear o una caña, así mientras el pequeño podrá estar tranquilo jugando con la arena.

Ir de camping es una auténtica aventura para los niños y, os aseguro, que también lo será para vosotros. Podréis contar historias a la luz de las linternas, y montar la tienda todos juntos. Los más pequeños os sorprenderán porque estarán encantados de dormir a vuestro lado, y podrán investigar cada hormiga que se encuentren en el suelo.

2- Parques temáticos y zoos: Esta opción es un poco más cara, especialmente si tienes una gran familia, pero no hay parque temático que no guste a los niños y, lo bueno de los parques es que suelen adaptarse a todas las edades.

3- Actividades deportivas. Aunque este plan parece para niños más mayores, en realidad los niños entre 2 y 4 años también suelen disfrutar de los deportes, ya que a esa edad disponen de energía suficiente para tumbar a todos sus hermanos juntos. Por ejemplo, un partido de baloncesto del mayor puede adaptarse a que los pequeños tiren a una pequeña canasta con una bola de espuma o, si prefieren correr, les encantará hacer circuitos con obstáculos, que tú mismo puedes construir en la arena, mientras con los mayores compiten o se entrenan en alguna que otra actividad de su edad.

4- Talleres, museos y bibliotecas: Muchos museos organizan talleres acorde a sus edades, por ejemplo: en un museo de dinosaurios, el mayor puede hacer una ruta por el museo con un guía para niños, mientras que los pequeños hacen huellas de dinosaurios en arcilla.

Las bibliotecas para niños son una opción estupenda sobre todo para el invierno. Tienen libros para todas las edades y colchonetas para que los más pequeños lean en el suelo. Además, muchas de ellas ofrecen actividades para distintas edades.

 5- Por último, las fiestas patronales y los conciertos familiares, son un buen recurso para que toda la familia esté unida disfrutando de actividades y música para todos los oídos.