Chus se ahoga en un charco. Cuentos infantiles

Cuentos sobre la forma de ver el mundo en la infancia

Los niños tienen una visión muy personal y particular del mundo, lo ven desde los ojos de la inocencia por lo que la explicación de las cosas que les ocurren o suceden a su alrededor, también son inocentes.

Este cuento, Chus se ahoga en un charco, cuenta la historia de una niña que cae en un charco de lluvia y no hace nada por levantarse. Chus da una explicación a lo que le ha sucedido que nunca daría un adulto pero que, sin embargo, entendemos perfectamente. Son cuentos infantiles para leer con los niños y fomentar el gusto por la lectura.

Cuentos infantiles: Chus se ahoga en un charco

Cuentos infantiles para niños y niñas

Esa tarde la temperatura era muy agradable y, los padres de Chus, decidieron salir a dar un paseo con sus pequeños. Los niños vestidos con  sus nuevos chubasqueros y sus coloridas botas de agua iban perfectamente equipados para ese día lluvioso

Chus de tres años y su hermano Miguel, un poco mayor que ella, iban jugando unos metros más adelante bajo la atenta mirada de sus padres.

Miguel empezó a saltar sobre los charcos riéndose a carcajadas y Chus, como hacía siempre imitando a su hermano mayor, empezó a saltar también. El agua salpicaba sus caras pero ellos reían saltando por todos los charcos pasándoselo en grande armando un gran alboroto.

Al llegar al parque se encontraron con unos amigos de los padres y empezaron a saludarse y a charlar animadamente. 

Mientras, Chus y Miguel, continuaron jugando allí con otros niños saltando en medio de un gran charco que se había hecho a los pies de un  tobogán

De repente, Chus resbaló y cayó boca abajo dentro del charco sin hacer nada por levantarse. Miguel, viendo que su hermana no se movía, se puso nervioso y empezó a gritar avisando a sus padres distraídos con la conversación. Todos corrieron alarmados hasta donde estaba la niña para sacarla de allí.

- ¿Por qué no salías del charco? —Preguntaron sus padres a la niña.

Y Chus, ante la sorpresa de todos contestó:

- Creía que me deshacía.