Guitarrita Guillermo y las cosquillas. Cuento sobre los miedos infantiles

Cuento para que los niños superen el miedo a lo desconocido

El miedo a lo desconocido, a lo que no podemos controlar, es algo muy común en los niños. A la Guitarrita Guillermo le pasa lo mismo, a partir de ahora pasará a formar parte de una gran banda de música, pero su terror a lo nuevo la paraliza y no la deja disfrutar de lo que pasa a su alrededor.

Con este cuento podremos enseñar a los niños cómo vencer sus miedos a lo desconocido.

Guitarrita Guillermo y las cosquillas. Cuento sobre los miedos infantiles

La Guitarra Guillermo. Cuento infantil contra los miedos

Se apagaron las luces y se escuchó la llave girar en la puerta. Era la señal con la que daba comienzo la fiesta en la tienda de instrumentos musicales ‘Música Maestro’.

Ese día se habían vendido dos guitarras - una de ellas española -, un violín, una flauta y unos platillos. Todos estaban muy contentos porque pronto estarían en una orquesta jugando con lo que más les gusta: ¡la Música!

La fiesta de despedida estaba siendo un éxito, pero en un rincón la guitarra española no cesaba de llorar.

 - ¿Qué te pasa? - le preguntó don Piano Severiano.

- Tengo miedo ¿Y si me hacen daño? - gimoteó Guitarrita Guillermo.

- ¿Daño? No temas. Cuando te toquen sentirás cosquillas y seguro que te da la risa - le animó doña Flauta Fausta.

- Pero, ¿y si desafino? - volvió a preguntar Guitarrita Guillermo.

- No te preocupes. Tu dueño sabrá escucharte y también sabrá lo que tú quieres y necesitas - le tranquilizó doña Violonchelo Chelo.

- No quiero que me golpeen ni que me aporreen - insistió Guitarrita Guillermo.

- A todos los niños y niñas les gusta la música y cuando jueguen contigo sólo buscarán tu magia - le explicó doña Trompeta Petra y añadió: ¡Sólo juega y disfruta!

 Fue entonces cuando Guitarrita Guillermo se unió a la fiesta, gracias a la ayuda de sus amigos los instrumentos, pensando sólo en las cosquillas y en jugar haciendo música.

Tocaron toda la noche todos los éxitos musicales entre risas y bailes. 

Al día siguiente Guitarrita Guillermo, con una gran sonrisa y sin ningún miedo, estaba preparado para empezar una nueva aventura.